lunes 11 de noviembre de 2019
Inicio / Actualidad / Metrodelegados levantaron medidas de fuerza ante promesa de un plan contra el asbesto

Metrodelegados levantaron medidas de fuerza ante promesa de un plan contra el asbesto

El gremio iba a realizar este miércoles un paro de actividades de dos horas en las Líneas b y D, pero luego de una reunión lo suspendió. Esta semana Metrovías debería incluir áreas afectadas por el material y el personal en el Registro de Agentes de Riesgos. Además, se mostrarán las piezas involucradas en las nuevas denuncias, que incluyen a las líneas C y E.

Diego Lanese / Especial para Gestión Sindical

Este miércoles los trabajadores del subte iban a realizar el primer paro de actividades por la presencia de asbesto en varias formaciones. Luego de las primeras denuncias en 2018, los metrodelegados comenzaron a informar sobre piezas con el material cancerígeno en distintas líneas, no sólo la B, donde se detectó el problema. A partir de esto reclamaron un plan integral para sacar esas piezas de forma segura, y evitar el impacto en la salud de empleados y pasajeros.

Ante la falta de respuestas, la semana pasada se lanzó un plan de lucha, que incluía la interrupción del servicio por dos horas mañana miércoles. Pero gracias a una reunión de último momento, se llegó a un acuerdo y las protestas no se realizarán, como las programas para hoy martes. En recientes estudios, se detectó que algunos trabajadores tienen síntomas de exposición al asbesto, aunque en forma leve. Esta semana, la empresa Metrovías deberá informar de las áreas que serán usadas para retirar las piezas, y el gremio mostrará pruebas de la presencia del material contaminante en casi todo el subte porteño.

El paro de este miércoles estaba programado a partir de las 5.30, por dos horas, en las Líneas B y D. Además, se habían planteado levantamientos de molinetes para este lunes y martes, que se realizaron hasta que se llegó a un acuerdo con las autoridades, en una reunión en la que participaron la subsecretaría de Trabajo, SBASE, Metrovias, la Defensoría del Pueblo de la Ciudad y la Agencia de Protección Ambiental.

Luego del encuentro, hubo una asamblea de la Asociación Gremial de Trabajadores del Subte y Premetro (AGTSyP), que definió levantar las medidas de fuerza ante las propuestas oficiales. “Hemos recibido una propuesta en relación a la problemática del asbesto en el ámbito del subterráneo planteada en los últimos meses.

La propuesta fue presentada al plenario de delegados y será consultada en asambleas en las próximas horas. Por lo tanto, dejamos sin efecto la apertura de molinetes y suspendemos el paro el día miércoles”, informó el gremio mediante un comunicado de prensa. No obstante, aclararon, continuarán realizando “jornadas informativas con volantes a los usuarios para concientizar sobre la presencia de asbesto en el subte”.

Las propuestas realizadas serán detalladas por la conducción de la AGTSyP este miércoles a las 12, cuando se realice en la sede del gremio una conferencia de prensa. Según pudo saber Gestión Sindical a partir de fuentes del sector, uno de los compromisos de la empresa Metrovías es “presentar esta semana cuántos sectores de las áreas de mantenimiento edilicio de las líneas van a ser ingresadas al Registro de Agentes de Riesgos, por estar expuesto al asbesto”.
Es decir, se admitió la presencia del material –negado incluso cuando se presentaron pruebas del Metro español, donde se compraron los primeros trenes objetados, hoy fuera de circulación –y se lanzará un plan para su retiro seguro. El gremio viene pidiendo que se creen áreas de trabajo para sacar las piezas, y que la empresa contratada para su depósito final las pueda sacar sin comprometer al personal del subte ni a los pasajeros. Hace unos días, el propio titular de SBASE, Eduardo De Montmollin, admitió la presencia de asbestos en las formaciones CAF 5000, retiradas luego de la denuncia de los metrodelegados.

Luego, se conoció que piezas de la flota Mitsubishi también estaban contaminadas. Ambos trenes circularon por la Línea B, y su salida de servicio puso cerca del colapso la línea. Pero ahora hay evidencia de asbesto en trenes de las formaciones Nagoya y Fiat de la Línea C y en los coches CAF GEE, de la línea E. La sospecha es que hay presencia del material en todo el subte porteño. En la reunión, agregaron las fuentes consultadas, se planteó qué si hay ballotage en la Ciudad de Buenos Aires, los reclamos se volverán “más urgentes”, y la posibilidad de respuestas también.

El plan de lucha lanzado por los metrodelegados apunta a la falta de compromiso por parte de Metrovías y SBASE a los pedidos para que se retire todo el asbesto presente en las líneas de subte. “Hicimos estas medidas para que las empresas privadas y estatal realicen el muestreo de las piezas que nosotros denunciamos el año pasado, y que sabemos que contienen asbesto”, le dijo a Gestión Sindical Francisco Ledesma, secretario de Salud Laboral de la AGTSyP.

En agosto de este año, luego de realizar estudios para determinar si los trabajadores estaban afectados por el material –declarado cancerígeno por la Organización Mundial de la Salud (OMS) –se conocieron varios casos de patologías con base en el asbesto. Al menos tres de los empleados tienen engrosamiento de pleura, un mal que suele generarse por estar en contacto con el polvo de asbesto, en un total de 11 casos positivos en 180 exámenes.

Según la Asociación de Afectados por Amianto de España establece que “el engrosamiento pleural de zonas focales es por tejidos fibrosos, dentro de los cuales pueden observarse fibras de amianto mediante el microscopio electrónico”. En general, se agregó, “las placas no producen dificultades respiratorias” pero son una prueba de la exposición al amianto. Por eso, los empleados afectados no pueden volver a contactarse con el material.

Antes de la reunión que permitió levantar el paro, el secretario general de los metrodelegados, Roberto Pianelli, recordó que “lo que estamos pidiendo es una serie de cuestiones que tienen que ver con la prevención de nuestra salud y con el desamiantado del subte”. Sabemos que no es una cosa sencilla y rápida pero lo que hay que hacer es comprar nuevos trenes. Necesitamos que inmediatamente convoquen a una licitación para comprar trenes, ya que licitando hoy vamos a estar 3 o 4 años más trabajando con ese material cancerígeno”, sostuvo el dirigente, en declaraciones radiales.

“Hoy ya hay 1.200 trabajadores que sabemos que estuvieron expuestos a ese material cancerígeno. Esos trabajadores de acá hasta el día en que se mueran van a tener que estar haciéndose estudios para ver si aparecen las patologías derivadas de este material”, concluyó Pianelli.

También podría interesarte

Pablo Moyano: «Este modelo económico le ha cagado la vida a millones de argentinos»

El líder camionero aseguró que el presidente electo descartó una reforma laboral y que reactivará …



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *