25 de Julio
de 2021
Actualidad.

Los judiciales afirman que el acuerdo “rompió” el intento de Vidal de poner techo al salario estatal

04. 06. 2016

Desde la Asociación Judicial Bonaerense (AJB) hacen un balance positivo del proceso, que terminó con una suba del 32,5% aprobada por las asambleas de toda la Provincia. Esperan que el acuerdo sirva para cerrar otras paritarias cerca de esos niveles. Los médicos por ejemplo, están cerca de acordar. Los docentes, con pedido de reapertura.

Luego de más de 15 semanas de protestas, los judiciales de la provincia de Buenos Aires lograron una suba salarial de más del 30%, más el compromiso de reabrir la paritaria en agosto. El acuerdo se firmó gracias a la intermediación de la Corte Suprema de Justicia, que presionó al gobierno para que realice una nueva oferta, luego de casi tres meses de parálisis del sistema judicial. La suba se aprobó por las asambleas 18 departamentos, y pese a algunas versiones que hablaron de cierta resistencia hubo apoyo masivo. Para el gremio, el balance de este proceso “es muy positivo”, y alertaron que se logró “romper el techo” que se le intentó poner al salario estatal. Siguen las críticas por el intento de cerrar acuerdo con los magistrados, una maniobra considerada irregular e ilegal.

Luego de la reunión del lunes pasado convocada por la Corte Suprema de Justicia, María Eugenia Vidal elevó la oferta salarial a los empleados judiciales, llevándola al 32,5%, en tres tramos. Además, el gobierno se comprometió a abrir la discusión en agosto, con un piso de suba del 3,5%. Una vez realizada la oferta, la Asociación Judicial Bonaerense (AJB) trasladó a todas sus asambleas la iniciativa, que fue aprobada. Así, se cerró el conflicto que dejó paralizada por meses la justicia provincial, y que enfrentó al gobierno, magistrados y trabajadores.

“Hubo algunas resistencias, compañeros que no estuvieron de acuerdo, pero en general el acuerdo tuvo un apoyo mayoritario”, le confirmo a Gestión Sindical una fuente gremial. En este sentido, en la AJB ven como “muy positivo” todo el proceso, y remarcaron que salieron “muy fortalecidos” por la participación de los compañeros. Además, creen que con varias paritarias abiertas –la de la administración pública que reporta a la ley 11.340 y la de los médicos, por ejemplo –este acuerdo termina “rompiendo” el techo que quiso imponer Vidal. “Sirvió para demostrar que los recursos están, lo que falta es voluntad. El gobierno empezó negociando la paritaria con un techo del 25% anual, y nuestra lucha lo rompió”, agregó la misma fuente.

El acuerdo se logró cuando el gobierno intentaba cerrar la discusión sin la AJB, según denunciaron en su momento en el gremio. Para eso, pretendían acordar con la asociación que representa a los magistrados, que estaba dispuesta a aceptar una oferta del 27% anual. “Quisieron ningunear al gremio, que es el único que puede discutir salarios. Para eso, negociaron con este ‘club de amigos’ que es la entidad de magistrados, pero la presión de la Corte Suprema y la movilización masiva desactivó la maniobra”, remarcó la fuente. El máximo tribunal no sólo sentó a las partes sino que además en reuniones informales se mostró a favor de los reclamos de los trabajadores, afirmando que un nivel de suba similar al de los docentes “es un reclamo sensato”. Ante esta situación, el gobierno de Vidal debió rehacer las cuentas, y afrontar el aumento que se acordó finalmente.

Con este antecedente, otros sectores esperan lograr poner fin a la discusión salarial. Los primeros serán los médicos, que recibieron una oferta mejorada (algo así como un 25 por ciento y rediscutir una nueva suba en agosto) y entre hoy viernes y mañana sábado se definirá si se acepta, dependiendo de la opinión de las asambleas de los hospitales y el congreso de delegados del gremio CICOP. Durante estos tres días de paro –que se mantuvo pese a la nueva oferta –los médicos analizando la situación. Fuentes sindicales le adelantaron a Gestión Sindical que la sensación inicial “es de que hay ganas de aceptar, aunque el acuerdo se lo critica bastante”. “En varios hospitales se votaron varias opciones, y la que gana es de firmar la paritaria en disconformidad, y dejar sentadas las críticas”, agregó la misma fuente. Lo cierto es que hay malestar porque más allá de la oferta salarial, muchos de los pedidos no están contemplados. “No hay nada concreto respecto del tema jubilatorio, y sobre el pedido de más fondos para salud. Está tan desatendido, que en todas las reuniones la ministra (de Salud Zulma) Ortiz no participó”, se quejaron desde el gremio. Por lo pronto, pese a esto, el acuerdo se respaldaría.

Por último, los docentes comenzaron a presionar a Vidal para reabrir la paritaria, firmada en marzo pero que con la situación de inflación dicen está “desactualizada”. Primero fue SUTEBA, que alertó de esta necesidad, a lo que se sumó la Federación de Educadores Bonaerenses (Feb), uno de los dos mayores gremios docentes de la Provincia, que exigió “la reapertura a la brevedad de la discusión salarial” para el sector “tal como quedó establecido en la última paritaria”. La postura fue votada por unanimidad en el congreso extraordinario de la organización, donde están representados todos los distritos bonaerenses. En este sentido, la FEB se declaró “en estado de alerta y sesión permanente a la espera de respuestas de las autoridades provinciales”, y advirtió que el gremio está “decidido a tomar medidas de acción directa si no se avanza con las demandas planteadas”, según un documento difundido luego del congreso sindical.

Te puede interesar
Últimas Noticias en Zonales