sábado 6 de junio de 2020
Inicio / Actualidad / Los gremios despidieron a Macri: “Fueron los cuatro años más terribles para la clase trabajadora”

Los gremios despidieron a Macri: “Fueron los cuatro años más terribles para la clase trabajadora”

En el marco de la asunción del nuevo gobierno, desde todo el arco sindical hicieron un balance muy negativo de las políticas de Cambiemos en materia laboral. Todas las centrales obreras se movilizaron, y destacaron el aporte de los gremios en “la derrota del neoliberalismo”. Expectativa por las primeras medidas del flamante presidente, que prometió “solidaridad en la emergencia”.

Diego Lanese / Especial para Gestión Sindical

Los gremios argentinos volvieron a mostrar su poder de movilización, y se desplegaron en la Plaza de Mayo y el Congreso para darle marco a la asunción de Alberto Fernández, a quien apoyaron en este proceso que terminó con su llegada a la Casa Rosada. Tanto en la Asamblea Legislativa como en la jura de los ministros del gabinete nacional, varios dirigentes estuvieron en primera fila, mientras que en la calle todo el arco sindical se movilizó. Es que para la dirigencia, la salida de Mauricio Macri del poder abre un período de esperanza respecto de lo que pueda suceder en materia laboral.

Más allá que en su discurso el flamante presidente no dio mayores detalles de sus primeras medidas, el cambio de gestión es un dato alentador para los gremios. Con matices, desde las distintas vertientes creen que se abre un período de expectativa, en contraposición a los problemas que debieron a travesar los trabajadores en cuatro años de macrismo. “Bienvenidos Alberto y Cristina”, fue el cartel que UPCN colgó en la Casa Rosada para darle la bienvenida al nuevo gobierno. Además, los cánticos de los empleados públicos apuntaron a la salida de Macri, cuyas políticas fueron rechazadas y resistidas por el movimiento obrero.

El cambio de gobierno tuvo a varios de los líderes de la CGT en primera fila. Los hermanos Daer estuvieron en los balcones del Congreso, lo mismo que Andrés Rodríguez, que hoy es parte de la mesa chica de la central obrera. También estuvo Hugo Moyano y parte de su entorno, que celebraron la vuelta del peronismo al poder. Además, el balance respecto de la gestión Macri fue lapidario. “Fueron los cuatro años más terribles para la clase trabajadora”, sostuvo Gustavo Arreseygor, titular del Sindicato Argentino de Trabajadores Horticultores y Agrarios (SATHA) y miembro del Frente Sindical para el Modelo nación, el espacio que lidera Moyano y que apoyó desde un comienzo al Frente de Todos.

“Tuvimos en este tiempo un ministerio de Trabajo inexistente, no tuvo la voluntad de funcionar y estar al servicio de los trabajadores, sino a disposición de los empresarios”, dijo Arreseygor, en diálogo con Gestión Sindical. El dirigente incluyó en su análisis crítico a la gestión de María Eugenia Vidal: “parece que fuimos gobernados por extranjeros que vinieron a destruir nuestras leyes y forma de vida. Fue un gobierno tan terrible que todavía no vemos la profundizad del daño que hizo”.

Durante la gestión de Macri, los docentes universitarios fueron uno de los sectores que más se movilizó contra sus políticas, denunciando el ajuste en la educación superior. Por eso, en al menos tres años hubo largos conflictos, para reclamar mejoras salariales y mayor presupuesto para las casas de estudio. “El gobierno de Macri deja una dolorosa experiencia para los argentinos, las consecuencias de la destrucción del aparato productivo, el endeudamiento externo y el desmantelamiento del sistema de producción de conocimiento son la raíz de los inaceptables índices de pobreza e indigencia que sufre nuestro pueblo trabajador”, sostuvo Federico Montero, secretario de Organización de CONADU. Ante la consulta de Gestión Sindical, el dirigente remarcó que “la cultura del individualismo egoísta, la justificación de la desigualdad en nombre de una falsa meritocracia y la deslegitimación de los organismos de derechos humanos son también una grave herencia cultural”.

El gremio universitario es parte de la CTA de los Trabajadores, que se sumó al Frente Sindical junto a Moyano y la Corriente Federal, y hoy es parte del nuevo oficialismo, en especial en el Congreso, donde tiene varios legisladores, entre ellos su secretario general, Hugo Yasky. Sobre la etapa que se termina, Montero subrayó que “felizmente es una etapa que concluye porque la continuidad de este proceso hubiera significado la puesta en riesgo y la mayor vulneración del estado de derecho”.

Los gremios de la CGT movilizaron tanto en la asunción como en la fiesta popular que se vivió en Plaza de Mayo, donde desplegaron su tradicional colorido. Además, otras centrales que no apoyaron abiertamente al Frente de Todos estuvieron en la movilización, con duras críticas al macrismo.

En este sentido, desde la CTA Autónoma se sumaron a la histórica jornada, y se remarcaron que son parte de la derrota del neoliberalismo. “En los cuatro años del macrismo fue muy clara la decisión de hacer valer el capital sobre el trabajo sin tener en cuenta que no es una cuestión solamente de redistribuir la riqueza en perjuicio de la clase trabajadora, sino que se llegó al punto de afectar los derechos básicos de los seres humanos como alimentación, salud, educación y hábitat”, disparó José “pepe” Peralta, secretario Adjunto de la CTA Autónoma de Capital Federal, que dijo presente en la movilización de este martes.

Según analizó, esta situación “produjo una pérdida de derechos en lo social muy difícil de recuperar en el corto plazo, pero también se pudo establecer la capacidad del pueblo trabajador de resistir y pelear por sus derechos al punto tal que podemos decir que aunque perdimos, ganamos”. Pensando en el momento que se abre, el dirigente le dijo a Gestión Sindical que “hoy comienza una nueva etapa donde la capacidad de lucha y participación está intacta y eso nos deja una esperanza de ser los trabajadores protagonistas fundamentales para la recomposición del mundo del trabajo y social”.

Con una sensación térmica que por momentos superó los 40°C, Plaza de Mayo fue un hervidero, de entusiasmo y calor. El show musical preparado frente a la Rosada se fue adueñando de la escena, y las banderas se fueron plegando lentamente. Camioneros y su tradicional verde estuvieron en lugares centrales de la plaza, lo mismo que los metalúrgicos de la UOM y la UOCRA. Algunos repitieron la imagen del 17 de octubre de 1945, cuando el pueblo se “mojo las patas” en las fuentes frente a la Cara Rosada.

En su discurso, el flamante presidente dio algunas pistas de sus primeras medidas, como el llamado “Acuerdo Básico de Solidaridad en la Emergencia”, del que participarán empresarios, gremios y el sector del campo, entre otros. Además, se implementará un sistema masivo de créditos, no bancarios, a tasas bajas. El Presidente destacó que las familias están “asfixiadas” por los “altos niveles de endeudamiento” porque tomaron créditos “para comprar alimentos, remedios o pagar facturas de servicios”. Para los gremios, la jornada fue de festejo, y dejaron para mañana los análisis de las posibles medidas. Así fueron copando esa misma plaza que un tiempo atrás colmaron para protestar, esta vez para celebrar.

También podría interesarte

Murió una enfermera por coronavirus: había pedido licencia seis veces y se lo rechazaron

Se trata de María Ester Ledesma quien trabajaba en el Hospital Interzonal de Agudos Gandulfo …



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *