viernes 27 de noviembre de 2020
Inicio / Actualidad / Las delegadas agredidas en la Algodonera Avellaneda le iniciaron acciones legales al abogado del grupo Vicentin

Las delegadas agredidas en la Algodonera Avellaneda le iniciaron acciones legales al abogado del grupo Vicentin

“Este tipo es un soberbio que nos viene persiguiendo hace rato y quiere salirse con la suya. Pero pase lo que pase los trabajadores estamos unidos y no vamos a bajar los brazos porque nuestro reclamo es justo”, dijo Sonia Zanel, una de las delegadas agredidas acerca de Luis Vizcay, el patrocinante legal de Vicentin denunciado.

Por Claudio Garibotto

En la madruga del martes pasado ocurrió un hecho gravísimo en la Algodonera Avellaneda, el Parque Industrial de Reconquista: dos trabajadoras y delegadas sindicales de la empresa fueron atropelladas por desconocidos que respondían a las órdenes de Héctor Luis Vizcay, abogado del grupo Vicentin, según aseguró el portal santafesino Rueda de Prensa. En el momento de la agresión había 300 trabajadores en el acampe, como desde hacía 60 días, en reclamo de aumento de salarios y mejores condiciones laborales. Y llegaron 15 personas que fueron convocados por la Asociación Obrera Textil y la patronal. Desde adentro de la planta el abogado Luis Vizcay les pidió que entren y “que nos atropellen”, según contó la delegada de aceiteros Sonia Zanel en diálogo con Gestión Sindical. Acto seguido, la delegada junto a otra compañera fueron atropelladas por las motos de los empleados que ingresaron a la planta.

Las mujeres no sufrieron ninguna lesión ósea de consideración y fueron derivadas al hospital para que atendieran las heridas leves. “Es una vergüenza lo que pasó. No se puede creer que un señor que es abogado se manejé así. Ya le enviamos una carta documento para iniciarle acciones penales”, dijo Zanel.

La delegada agregó que “este tipo es un soberbio que nos viene persiguiendo hace rato y quiere salirse con la suya. Pero pase lo que pase los trabajadores estamos unidos y no vamos a bajar los brazos porque nuestro reclamo es justo. Ahora tenemos a compañeros que están cortando la ruta 11 para protestar”. Sin embargo sabe que la lucha no será fácil, porque “estamos negociando con personas que tienen poder, y que tienen comprados fiscales, jueces y policías. Por eso en cada manifestación que hacemos siempre recibimos presiones”.

Los trabajadores de la Algodonera Avellaneda cumplen una jornada laboral de ocho horas, con un salario básico que ronda los 24 mil pesos. Y además del bajo sueldo las condiciones laborales distan de ser las adecuadas: “Llevo 20 años en la empresa y vi de todo. Hay sobrecarga laboral y además no les importa la salud de los trabajadores. Nosotros estamos siempre manipulando máquinas que son peligrosas. Un compañero, por ejemplo, tuvo un accidente y perdió cuatro dedos porque se trabó una de las máquinas. Y la empresa ni siquiera estuvo acompañándolo como correspondía para que fuera al hospital y para seguir su evolución”.

Los 400 trabajadores de la algodonera hasta hace poco estaban nucleados en la Asociación Obrera Textil (AOT), pero “ellos nos dijeron que no iban a apoyarnos en ningún reclamo o paro que hiciéramos para defender nuestros derechos. Nos sentimos totalmente abandonados”. Es por eso que renunciaron a la afiliación y se adhirieron al Sindicato de Aceiteros y Desmotadores de Algodón de los Departamentos General Obligado y San Javier. “Ellos están con nosotros en todo momento, dándonos una mano grande”.

Zanel dice sentir “mucha bronca e impotencia” por todo lo que están pasando. Y también temor por el futuro laboral de todos los compañeros. Por eso asegura que “si el Gobierno decide intervenir y tiene que hacer expropiaciones, que las haga. Nosotros queremos defender nuestra fuente de trabajo, es lo único que nos importa. Así que, de la manera que sea, necesitamos una solución urgente”.

También podría interesarte

Aguinaldo diciembre 2020: ¿Cómo se calcula y cuándo se cobra?

Falta poco para que los trabajadores puedan cobrar la segunda cuota del aguinaldo, también llamado …



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *