24 de Junio
de 2022
Actualidad.

La unidad de la CGT: el moyanismo salió a candidatear a Juan Carlos Schmid para la futura conducción

19. 03. 2016

Desde el entorno del líder camionero afirman que el titular de la CATT es “el que más consenso genera” para encabezar la central, si se logra la unidad en el congreso previsto para agosto. Aseguran que otros espacios “fueron derrotados” por las elecciones, y no pueden imponer condiciones.

 

En la última cumbre de las tres versiones de la CGT, los dirigentes dieron un paso más en el camino de la unidad. Además de confirmar que en agosto se tratará de realizar un Congreso normalizador, se comenzó a discutir la forma que tendrá esa nueva central unificada. Con todos los sectores con representación, comenzaron las pujas internas, para intentar poner a alguien cercano a sus intereses. En este sentido, la idea de un triunvirato quedó caso descartada, por la resistencia que genera en quienes vivieron este tipo de conducción tiempo atrás.

 

En el moyanismo ya empezaron a buscar consensos para imponer a un hombre de su riñón, un nombre que ya circula desde hace tiempo. En estos días, salieron a candidatear al titular de Dragado y Balizamiento Juan Carlos Schmid como conductor de la futura CGT unificada. Según estiman, es “el hombre que más apoyo” tiene, y buscarán que sea apoyado por los diversos sectores. Consideran que otros sectores “fueron derrotados” en las  elecciones, y deben deponer aspiraciones de conducir la central.

 

En el entorno de la CGT Azopardo que lidera Hugo Moyano tienen hace rato a su candidato para conducir la CGT unificada. Schmit es un hombre de la “mesa chica” del camionero, a quien ubicó en mayo del 2012 al frente de la estratégica Confederación Argentina de Trabajadores del Transporte (CATT), donde se afianzó el mayor poder del sector. Desde allí, se esperaba que fuera un apoyo al liderazgo de Moyano, hasta que el camionero decidiera dejar la CGT, para encarar su proyecto político. Pero la pelea con el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner y la posterior fractura de la central obrera cambiaron los planeas, pero ahora, cuando algunos quieren un cambio de caras para el futuro inmediato, pensaron en el dirigente.

 

“Juan Carlos es el dirigente que más consenso genera para conducir en agosto la CGT unificada, así lo vemos nosotros”, dijo una fuente del moyanismo en diálogo con Gestión Sindical. Además, agregó que “su figura representa no sólo la CGT Azopardo, que se mantuvo coherente en su pensamiento, sino a los gremios del transporte, que son los que más trabajaron para la unidad del movimiento obrero”. de esta forma, quieren descartar la idea de un triunvirato, con representación de las tres fracciones, para manejar la central.

 

En el resto de los espacios, si bien la figura de Schmid no genera rechazo, intentarán imponer algún candidato propio. En la CGT Alsina, por ejemplo, creen que es necesario que los secretarios generales actuales –Moyano, Antonio Caló y Luis Barrionuevo –den un paso al costado, para elegir a otros dirigentes. Para eso, proponen una elección en el congreso normalizador. La ventada es que en esta central están los gremios mayoritarios –comenzando por Comercio –aunque estos son parte del subgrupo denominado “los gordos”. Pero el moyanismo resiste esta idea. “Acá hay que entender que hay sectores y dirigentes sindicales que fueron derrotados, que apoyaron un proyecto de país que fue rechazado por la mayoría de la población. No pueden imponer condiciones”, remarcaron las fuentes en off.

 

Además del apoyo del moyanismo y la CATT. Schmid cuenta con una ventaja: responde a lo que se llama el “modelo Ubaldini”, es decir, el titular de un gremio chico, que no tiene mayores roces con el resto de los sindicatos. Cabe recordar que Saúl Ubaldini llegó a la jefatura de la CGT siendo secretario general del gremio de los trabajadores de la cerveza, luego de una larga tradición donde el líder de la central era de los gremios de mayor peso, en especial los industriales. Su llegada se acordó para evitar la pelea de estos espacios.

 

Por el momento, la disputa se da en el interior, en conversaciones informales. Lo complejo parece ser lograr esa figura de unidad que nuclee a todos, no sólo a las tres CGT. Porque además de estos espacios, hay subgrupos con poder, como a propia CATT, los mayoritarios “gordos” o los “independientes”, que de la mano de José Luis Lingeri lograron imponer a un hombro propio en la Superintendencia de Servicios de Salud, clave para el manejo de los fondos de las obras sociales.

 

la primera prueba para la futura unidad será lograr un plan de lucha único para apoyar el proyecto presentado por Facundo Moyano sobre el Impuesto a las Ganancias, que esta semana tomó estado parlamentario. La idea es lograr una movilización al Congreso, pero hay diferencias sobre el tono de la marcha. Muchos dirigentes insisten en considerar que hay que darle tiempo al nuevo gobierno, y no quiere una jornada demasiado opositora.

 

Suscribite a nuestro newsletter
Te puede interesar
Últimas Noticias en Zonales