01 de Diciembre
de 2022
Fuera de Megáfono. Informes Especiales.

La Argentina, con nota regular en el respeto y promoción de los derechos laborales

14. 07. 2016

Aparece en la tabla de la Confederación Sindical Internacional (CSI) con puntaje 3, es decir, con “violación regular de los derechos” de los trabajadores. Los problemas del reconocimiento de nuevos gremios y el “unicato” sindical, temas que persisten. Un reciente fallo contra el derecho a huelga también preocupa a la dirigencia.

Todos los años, la Confederación Sindical Internacional (CSI) realiza un informe global donde da cuenta de las dificultades en materia de protección legal de trabajadores, y genera un ranking de los peores y mejores países en la materia. En Latinoamérica, si bien existe un movimiento obrero reconocido y organizado, pero en muchos países el porcentaje de sindicalización es bajo. Por eso, la CSI considera a la región como un territorio de “altibajos”. En este sentido, se dio a conocer el índice sobre derechos de los trabajadores, y la Argentina no sacó una buena nota. Está catalogada por la entidad internacional como categoría 3, es decir, “con violación regular de los derechos”. El país quedó lejos del primer puesto de Uruguay, aunque no tienen los índices de violencia sindical de Colombia y Guatemala (en categoría 5). El “unicato” y el reciente fallo judicial contra el derecho a huelga, entre los problemas mencionados por la dirigencia argentina.

El ranking de la CSI se difundió esta semana, y ubica al país junto a Bolivia y Chile en la categoría 3, que reúne a gobiernos “con violación regular de los derechos”. En la categoría 1 el único integrante de la región es Uruguay, que tiene “violaciones irregulares de los derechos”, mientras que Brasil y Costa rica integran la categoría
2, que identifica a naciones con “violaciones repetidas de los derechos”. “La CSI encuentra algunas evoluciones positivas en la manera en que se protegen los derechos laborales en la región”, destaca el informe, al que tuvo acceso Gestión Sindical.

Entre los peores del continente, Colombia y Guatemala fueron catalogados con categoría 5. En opinión de la CSI, en esos países “los trabajadores y trabajadoras siguen exponiéndose a violencia física, intimidación, asesinatos, secuestros y amenazas de muertes”. Con una calificación de 4, que equivale a “violaciones sistemáticas de los derechos”, aparecen países como Honduras, México, Panamá y Paraguay. También obtiene ese mismo puntaje Estados Unidos, la nación desarrollada peor evaluada por este informe de las organizaciones sindicales.

Cabe recordar que la Confederación Sindical Internacional (CSI) es la principal organización sindical internacional, y cuenta con 307 organizaciones afiliadas en 154 países y territorios. La misma fue fundada en el congreso que se llevó a cabo en Viena, Austria, en noviembre de 2006. Reúne a las antiguas afiliadas de la Confederación Internacional de Organizaciones Sindicales Libres (CIOSL) y de la Confederación Mundial del Trabajo (CMT), además de otras organizaciones sindicales que no estaban previamente afiliadas a ninguna internacional.

En los últimos años, algunos sectores vienen advirtiendo de problemas en materia de derechos laborales, que se cruzan con tenas como libertad sindical y derecho a huelga. Este combo parece hacer que el país tenga una baja calificación en el ranking de la CSI. Uno de los temas recurrentes es el del “unicato”, que permite un único gremio reconocido por rama, de acuerdo a la Ley de Asociaciones Sindicales. “El ‘unicato’ está bien guardado”, dice el presidente de la Federación Sindical de Profesionales de la Salud de la República Argentina (FESPROSA), Jorge Yabkowski, que recientemente denunció al ministro de Trabajo Jorge Triaca por no dar el reconocimiento a varios gremios del sector salud.

Consultado por Gestión Sindical, Yabkowski –quien es además dirigente de la CTA Autónoma –considera que este y otros problemas, como el fallo de la Corte Suprema de Justicia contra el derecho a huelga, generan “un ataque a la libertad sindical”. “Que la corte haya fallado contra todos los colectivos auto organizados son maniobras de pinza convergentes, le ponen coto a los movimientos que por fuera de las direcciones sindicales reclaman por los derechos de los trabajadores”, agregó el dirigente. Si bien existen muchos proyectos para reformar el “unicato”, los dirigentes no se muestran esperanzados por un cambio. “Hay tres fallos de la OIT que reclama que se revea esta legislación, pero hasta el momento sólo se armó una comisión para evitar nuevas condenas, que apenas produjo un dictamen, que se guardó bajo siete llaves. Se armó un blindaje para que la ley se sostenga, el ‘unicato no sé toca’”, remarcó Yabkowski.

En cuanto al fallo Orellano Francisco Daniel c/Correo Oficial de la República Argentina S.A s/juicio sumarísimo“, la Corte Suprema dictaminó que solo los sindicatos oficiales pueden declarar el derecho de huelga. Esto generó un fuerte rechazo de un importante sector del movimiento obrero. Esta semana, desde CONADU Histórica emitieron un duro documento, donde repudiaron el fallo, al que consideraron “antiobrero, y recordaron que de estar vigente ese fallo hace unos 15 años, cuando se constituyó la entidad, no habrían podido avanzar en su tarea. “Muchas de nuestras asociaciones de base no tenían ni personería gremial ni simple inscripción y por cuanto –tal como lo resolvieron los supremos- no podrían haber llamado a asambleas generales para construir organizaciones gremiales independientes que hoy representan a los docentes universitarios”, recordaron.

Suscribite a nuestro newsletter
Te puede interesar
Últimas Noticias en Zonales