jueves 22 de agosto de 2019
Inicio / Actualidad / “Industricidio” sin fin: en 2018 se perdieron 70 mil puestos industriales y la caída no se detiene

“Industricidio” sin fin: en 2018 se perdieron 70 mil puestos industriales y la caída no se detiene

Un informe del centro CIFRA de la CTA de los Trabajadores asegura que el año pasado se perdieron esa cantidad de empleados en la industria manufacturera. Desde que Mauricio Macri asumió, el sector perdió unos 140 mil empleados, un desplome que no se detuvo ni un mes. Además, creció la desocupación entre jóvenes y la pérdida del salario real se mantiene alta.

Diego Lanese / Especial para Gestión Sindical

Esta semana, la autopartista Viauro presentó la quiebra y despidió a parte de su personal de la planta que posee en el Parque Industrial de Burzaco, en el distrito de Almirante Brown. Poco antes, cerca de allí, en Lomas de Zamora Dánica cesanteó personal que generó una protesta que todavía en mantiene en su ubicación de Llavallol. A escasos metros, en la planta de Canale, los empleados formaron una cooperativa y esperan comenzar a producir nuevamente, luego del cierre de la empresa a principios de año.

Estos ejemplos, en un pequeño radio geográfico en el sur del conurbano bonaerense, es una muestra de lo que viene sufriendo la industria desde que Mauricio Macri asumió la presidencia. El “industricidio” es una marca de los efectos del plan económico del gobierno, que insiste con mantener un rumbo que sólo trajo para el sector despidos, suspensiones y cierres. Los números son elocuentes, como los que difundió esta semana el centro CIFRA de la CTA de los Trabajadores, que denunció que desde noviembre de 2015 el empleo registrado en el sector industrial cayó constantemente, todos los meses.

Sólo en 2018, se perdieron unos 70 mil trabajadores, y el total asciende a 140 mil. Transporte y Comunicaciones y Comercio le siguen en la caída. El desplome del empleo registrado el año alcanza los 252.500 puestos menos. Detrás de los números, hay historias de lucha, sufrimiento, resignación y reclamos que todavía se mantienen.

Panorama catastrófico

El informe de CIFRA hizo una evaluación del comportamiento del empleo registrado en el país desde que Macri llegó a la Casa rosada, haciendo hincapié en los datos de 2018, estadísticamente un ano nefasto para el sector del trabajo. Según los registros que lleva SIPA, el sistema que registra los empleados popularmente llamado “en blanco”.

En febrero de 2019, explicó el trabajo, “volvió a disminuir el número de trabajadores registrados, tal como viene ocurriendo en forma sostenida desde hace prácticamente un año, en el marco de una profunda crisis económica”. “Como resultado, en el último año la cantidad de trabajadores registrados se redujo en 252.500 y fueron los asalariados del sector privado los que más cayeron (-159.400)”, destacó el informe de CIFRA, al que tuvo acceso Gestión Sindical.

Según el centro de la CTA de los Trabajadores, “el peor desempeño fue el de la industria, que perdió casi 70 mil puestos de trabajo en 2018 y acumula prácticamente 140 mil cuando se considera el período completo desde la asunción de Cambiemos”. Uno de los datos que marcan el impacto de la crisis en la producción es que la industria manufacturera experimenta un descenso de su ocupación “en forma constante desde noviembre de 2015”. Cuando asumió Macri, era entonces el sector de mayor peso en el empleo registrado privado, con el 20 por ciento de los asalariados registrados, de manera que su evolución explica “en gran medida la del total”.

Detrás de la industria, en el sector Comercio los empleos se redujeron en más de 44 mil los puestos de trabajo, mientras que en el área de Transporte, almacenamiento y comunicaciones casi en 20 mil.

“También son importantes las reducciones en construcción, hoteles y restaurantes y actividades inmobiliarias, empresariales y de alquiler con caídas superiores a 10 mil trabajadores en cada una de estas ramas”, subrayó el informe de CIFRA. Sólo se registraron crecimientos en el empleo firmal, de mucha menor magnitud (12.300 en total), en el sector agropecuario, la explotación de minas y canteras (principalmente por la actividad petrolera) y la enseñanza privada.

El desplome de la industria se puede ver todos los días en la agenda mediática, con el cierre de fábrica, el despido de trabajadores y los conflictos que crecen cada día. “Trabajamos para cuidar los puestos de trabajo, pero a veces no alcanza”, admiten en la UOM, el gremio metalúrgico, que suma situaciones como estas casi todo el tiempo.

Esta semana, en el sur del conurbano bonaerense asistieron al intento de cierre de Viauro, que despidió a 15 empleados y presentó la quiebra. Allí dijeron desde el sindicato, e vienen realizando suspensiones rotativas hace unos años, como forma de paliar la crisis. “Aceptamos algunas de estas medidas para salvar los puestos que quedan, a veces las empresas quieren hacer pagar a los empleados por los problemas, y la primera respuesta que tienen es despedir”, le dijeron a Gestión Sindical desde el entorno de la UOM sobre este y otros casos similares.

En algunos casos, las negociaciones surten efecto, y se logra evitar los despidos masivos, como sucedió en Alijor, la alimenticia que amenazó cerrar pero se reabrió luego de una ardua negociación. En otros casos, como en Canale, la situación llegó al extremo –el cierre de la firma –y ahora los empleados luchan por la recuperación a través de una cooperativa.

Otros datos

La pérdida de trabajadores registrados generó un lógico aumento de la tasa de desempleo. En este sentido, la desocupación llegó en el 4° trimestre de 2018 al 9,1 por ciento, “el nivel más alto desde 2005”. “Los grupos más afectados por el desempleo (mujeres y jóvenes) empeoraron relativamente más su situación. En particular, entre las mujeres jóvenes la tasa de desempleo superó el 20 por ciento”, agregó CIFRA.

En este punto se nota que el comportamiento de varones y mujeres en el mercado de trabajo fue diferente: “mientras que entre los varones el empleo se contrajo 2,3 puntos desde 2015, entre las mujeres aumentó especialmente la actividad, probablemente por la necesidad de contribuir al sostenimiento de los ingresos familiares en el marco de la acelerada pérdida de poder adquisitivo”.

Además, la calidad del empleo empeoró a lo largo del período: “el peso de los trabajadores independientes y de los asalariados no registrados aumentó en forma continua durante toda la presidencia de Macri, y como contracara se redujo la proporción de asalariados registrados”.

Además, producto de la inflación que se descontroló en el último año, los salarios de los trabajadores se desplomaron, lo que agudiza la crisis. “Los datos muestran que los trabajadores con aportes en el sistema previsional que se ocupan en el sector privado –que son aquellos que se encuentran en mejor situación en comparación con otros –perdieron el 8,8 por ciento del poder adquisitivo de sus salarios en febrero de este año en comparación con el año previo”, remarcó el informe consultado.

CIFRA alerta que “desde febrero los precios siguieron aumentando, con lo cual aquellos trabajadores que no han negociado incrementos salariales en los últimos meses sufrieron nuevas mermas, que aún no impactaron en estos datos”. “Si se considera todo el período del gobierno de Cambiemos, la caída de los salarios reales trepa al 12,1 por ciento, resultado de la acumulación de pérdidas desde comienzos de 2018 que se agregan a la caída de 2016, que no logró ser contrarrestada con los amentos que tuvieron lugar durante 2017”, agregó.

En cuanto a los salarios públicos, el deterioro es muy superior. “En febrero de 2019 registró una caída interanual del 9,6 por ciento que, sumada al mal desempeño previo, implica que en ese mes el nivel salarial resulte 19,1 por ciento inferior al de noviembre de 2015, mes previo al inicio del gobierno de Cambiemos”, dijo la entidad Los más perjudicados son los empleados del Estado nacional, que acaban de firman una paritaria para este año con subas del 28 por ciento en cuotas.

“Las evidencias indican que el salario medio real fue en marzo de 2019 16,8 por ciento inferior al de igual período de 2018. El derrumbe durante el gobierno actual fue de tal magnitud que en tres años se redujo el 30,2 por ciento en términos reales. Es decir, los trabajadores reciben cuatro sueldos menos por año respecto a 2015”, concluyo CIFRA.

También podría interesarte

Sequía de inversiones extranjeras: otra importante autopartista analiza dejar el país

La multinacional estadounidense 3M, que se dedica a gráficas decorativas. Es proveedora de terminales como …



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *