domingo 25 de agosto de 2019
Inicio / Actualidad / Gremio petrolero denunció 600 despidos y advierte que peligra paz social en el sector

Gremio petrolero denunció 600 despidos y advierte que peligra paz social en el sector

El titular del sindicato petrolero de Neuquén aseguró que no se cumple el acuerdo para sostener la actividad. El gremio no descarta medidas de fuerza y teme por más despidos.

La crisis que atraviesa el sector petrolero, como consecuencia de la caída del precio internacional del crudo, sigue castigando el empleo en la actividad. El dirigente Guillermo Pereyra, titular del sindicato del Petróleo y Gas Privado de Neuquén, Río Negro y La Pampa, donde se concentran los principales yacimientos del país, denunció que se acumulan más de 600 despidos en el sector durante los últimos meses y advirtió que está en riesgo la paz social acordada entre gremios y empresas petroleras.

«Esta situación es insostenible. Hay que salir a decir la verdad, nos están empujando a romper la paz social», amenazó ayer Pereyra en declaraciones a la prensa. Y anunció que convocó de urgencia para el próximo lunes a una reunión de la comisión directiva del gremio con la intención de evaluar las complicaciones laborales que, según señaló, se extendieron a todos los sectores de la industria.

Pereyra explicó que «no se está cumpliendo el acuerdo que firmamos con las provincias, las empresas y Nación, para sostener la actividad». Y amplió: «Dicen que bajó el precio del crudo pero eso es mentira porque todo el petróleo de la Cuenca Neuquina se vende en el mercado interno a 77 dólares. Lo que ocurre es que parece que no les están pagando a las empresas la diferencia entre el valor internacional y el interno».

Consideró que «sería un grave error del Gobierno» dejar de pagar lo comprometido con las petroleras, pero también se quejó de que ante los planteos gremiales por la situación del empleo sectorial «se tiran la pelota uno a otro, sin dar ninguna respuesta».

Si bien el sindicalista evitó anticipar próximas medidas de fuerza, admitió que en la reunión del lunes el gremio analizará cómo continuar con los reclamos y no descartó solicitar la intervención del gobernador Jorge Sapag y del Ministerio de Trabajo de Nación para garantizar la plena estabilidad laboral de los operarios petroleros.

El también senador nacional y número dos de la CGT opositora, que lidera Hugo Moyano, estimó que por las dificultades que atraviesa la actividad ya se acumula alrededor de 600 despidos en las principales operadoras. Y expresó que al menos 12 equipos dejaron de perforar solo en la cuenca neuquina. «Esto se complica cada vez más. Siguen bajando equipos. No se privan de nada», criticó.

A esa situación se suma que «también se están cambiando los diagramas de trabajo y aquellos operarios que realizaban 12 horas, ahora sólo los hacen cumplir 8 horas, lo que reduce mucho los salarios», indicó, tras lo cual renovó su preocupación de que se produzcan nuevas cesantías de personal en el corto plazo. «Qué vamos a hacer, nos vamos a quedar sentados», se preguntó el gremialista y pidió al Gobierno y a las empresas que se responsabilicen por la situación.

Fuente: Cronista Comercial

También podría interesarte

Sica dijo que recién “en septiembre” se reunirán para “ver si abrimos paritarias”

El ministro de Producción y Trabajo se refirió al impacto de la devaluación sobre los …



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *