miércoles 5 de agosto de 2020
Inicio / Actualidad / Gravísimo: por su situación laboral, SADOP denuncia “maestros indigentes” en la Ciudad de Buenos Aires

Gravísimo: por su situación laboral, SADOP denuncia “maestros indigentes” en la Ciudad de Buenos Aires

Son maestros y maestras jardineras que trabajan en instituciones privadas, que ganan por un único turno por debajo de la línea de indigencia marcada por el INDEC. Mientras negocian con la cámara empresarial, le reclaman al gobierno porteño que intervenga en la situación. En la Ciudad hay 12 mil docentes que integran este sector.

Diego Lanese / Especial para Gestión Sindical

En el último informe del INDEC, se confirmó una importante suba de la indigencia, que alcanza a 1.704.883 personas. Este grupo, que no alcanza a cubrir las necesidades básicas, cobra menos de 6.332,62 pesos, y es una cara más dura de la realidad económica argentina, en especial en el conurbano bonaerense, donde se concentra casi el 60 por ciento de quienes viven en esta condición. Cuando se piensa en indigentes, el imaginario lo asocia a personas y familias en extrema vulnerabilidad, en condiciones de marginalidad, y no en trabajadores. Y menos en docentes. Pero el gremio SADOP, que agrupa a los trabajadores educativos del sector privado, denunció esta semana que en la Ciudad de Buenos Aires hay un porcentaje de maestros y maestras jardineras que por sus salarios están por debajo de esa línea. “Maestros indigentes”, afirman desde la seccional porteña del gremio, que inició conversaciones con las empresas para resolver la situación. Además, le reclaman al gobierno de Horacio Rodríguez Larreta que intervenga en la cuestión.

SADOP denunció la situación de los “maestros indigentes”, docentes del nivel jardín que cobran por debajo del índice que marca el INDEC. Mediante un documento, el sindicato explicó de qué se trata la denuncia. Según explicó, una maestra jardinera sin título gana por turno en un jardín privado de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires 7.474.77 pesos. Si a esto se le descuentan jubilación (822,22 pesos), obra social (224,24 pesos) y ley 19.032 (224,24 pesos), se le retiene un total de 1.270,70 pesos, por lo cual su sueldo neto es de 6.204,07 pesos. Este valor está por debajo del índice de indigencia oficial, lo que alarma al gremio docente, que recordó que un turno de trabajo corresponde a tres horas 30 minutos por jornada.

“Esto sucede en los jardines maternales de la Ciudad de Buenos Aires, donde la mayoría de los porteños dejamos a nuestros hijos todos los días, porque no demasiadas vacantes en los jardines maternales del estado”, afirmó Marcelo Aguilar, secretario de Prensa de SADOP Capital Federal. En diálogo con Gestión Sindical, el dirigente explicó que no hay un número concreto de los docentes que están en esta situación, ya que algunos hacen dos turnos por días. “Estos jardines, 100 por ciento privados, ocupan a unos 12 mil maestros y maestras. Si bien no tenemos el número preciso, estimamos que cerca de la mitad sólo tienen un turno”, agregó Aguilar.

Ante esta situación la conducción del gremio comenzó “incipientes negociaciones” con las cámaras empleadoras de la educación privada, con el objetivo de “llegar a un acuerdo que resuelva esta situación”. “Estamos entablando el diálogo con las cámaras patronales, dueños de los jardines, pero le pedimos al gobierno de la ciudad que intervenga, porque son ellos en última instancias los responsables del sistema educativo, el Estado debe hacerse cargo de esta situación por más que el jardín puntualmente esté administrado por privados”, analizó Aguilar. “Es como una paritaria más larga, es una negociación puntual”, remarcó.

En tanto, el documento de SAPOD asegura que “es sabido que el salario docente nunca es acorde a la importancia de su función social ni a su desempeño real”. “Esta discusión es casi permanente en argentina y en determinadas épocas y procesos económicos este tema se hace aún más complejo. Si bien en el imaginario social la función de los docentes es siempre reivindicada, frente al hecho de los bajos salarios que se perciben, de todas formas termina siendo una situación de confrontación entre trabajadores y empleadores y de reclamo permanente que nunca logra desembocar en soluciones definitivas”, concluyó el gremio.

El fenómeno de los trabajadores pobres o indigentes no es nuevo, y afecta por lo general a los empleados estatales, en todas sus versiones. Un trabajo reciente del Instituto Interdisciplinario de Economía Política afirmó que entre las personas en edad activa que residen en hogares pobres “alrededor del 46 por ciento de ellos están ocupados”. “Si se observa la situación de los individuos en particular y no de los hogares se advierte que el 16 por ciento de las personas ocupadas es pobre de acuerdo a los datos oficiales”, concluyó el trabajo, publicado por diversos medios.

También podría interesarte

Advierten que se perdieron 6.800 puestos de trabajo en shoppings

En la ciudad se acumulan locales con cierres definitivos y temen más despidos. Es uno …



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *