sábado 15 de mayo de 2021

FEDUN, docentes universitarios y la ciencia contra el ajuste: “No estamos dispuestos a tolerarlo”

La federación marchó junto a un amplio grupo de investigadores, trabajadores y gremios para protestar contra el recorte en el presupuesto de la educación pública superior y la ciencia. “Tenemos que exigir un cambio en las políticas económicas”, dijo Daniel Ricci, titular de FEDUN. El documento consensuado rechazó el proyecto del gobierno, y pidió un “aumento sustancial”. También se reclamó por las paritarias: “perderemos más de 10 por ciento de salario real”.

Diego Lanese / Especial para Gestión Sindical

El escenario, ubicado a la sombra del edificio del Congreso, se fue colmando, y apenas pasadas las 16 estaba lleno. Enfrente, una multitud, con banderas y consignas, se fue agrupando, a medida que las columnas ingresaban a la plaza. De a poco, los docentes universitarios, trabajadores del sector, investigadores y estudiantes le dieron color a una heterogénea concurrencia, que se movilizó bajo un solo objetivo: rechazar el ajuste en el presupuesto de la educación pública superior y la ciencia. Para esto, los referentes de los espacios consensuaron un duro documento, donde se hizo un “enfático rechazo” al recorte de más del 30 por ciento de los fondos de ambas áreas para el 2017. Además de recuperar ese dinero, se pidió por un “aumento sustancial” de las partidas, y que se reabran las paritarias del sector. Como pocas veces, las diferencias quedaron de lado, y la defensa del conocimiento público argentino fue el eje de la jornada. Hubo duras críticas al ministro Lino Barañao, que parece perdió el apoyo de sus pares.

Pese al fuerte viento, las banderas se mantuvieron firmes durante el acto central de una jornada de protesta que reunió a gremios docentes, agrupaciones estudiantiles e investigadores de todo el país, y que tuvo sus réplicas en otras provincias, como Córdoba o Río Negro. Bajo el lema “No al ajuste en ciencia, tecnología y universidad”, colmaron el frente del Congreso, para pedirle a diputados y senadores que no aprueben el proyecto de presupuesto que envió el gobierno de Mauricio Macri, y para insistir con el fin del ajuste para ambos sectores. “La jornada de hoy es para reclamar ante el Congreso el rechazo del proyecto de presupuesto y su modificación, porque entendemos que tiene un recorte tanto para las universidad como para ciencia y técnica”, explicó Daniel Ricci, titular de la Federación de Docentes de las Universidades (FEDUN). Junto con otras organizaciones sindicales como CONADU y CONADU Histórica, se hicieron presente además para pedir la reapertura de paritarias, ya que entienden que “el 35 por ciento de aumento, con una inflación que el propio gobierno admite superior al 40 por ciento, estamos teniendo un ajuste y recorte de nuestro salario, que no estamos dispuestos a tolerar”.

Los gremios se sumaron a los investigadores en la protesta, que incluyo la entrega de un petitorio a los bloques legislativos, que reclama mayor inversión en universidades y ciencia, y que contó con el apoyo de unas 31 mil firmas. “Estamos teniendo un pésimo cierre de año, con estos números está en juego el funcionamiento de las universidades”, le dijo Ricci a Gestión Sindical. En lo salarial, el dirigente anticipó que lo primero que reclamarán en 2017 será “pedir lo perdido por la inflación este año”, pero antes insisten “con una recomposición salarial, recuperar lo que estamos perdiendo”. En este sentido, Ricci se mostró preocupado por como cerrará el año, por los incrementos que todavía se están aplicando. “Se viene un aumento de gas, FEDUN rechazará en audiencia pública el aumento de luz, se viene en Capital un aumento de taxi y subte, esto va a significar un rebrote inflacionario, que va a dejar a nuestro salario con pérdida superiores al 10 por ciento”, analizó el dirigente.

El proyecto de presupuesto planteado por el gobierno no sólo trae malas noticias en materia de ajuste, también marca un posible techo salarial, ya que se plantea una inflación del 17 por ciento, que funcionaria en esos términos. “Será un techo que tendremos que romper, este año dijeron que la inflación sería inferior al 30 por ciento y estamos llegando al 45. Nosotros nos movemos con los datos de la realidad y no con las estimaciones de los funcionarios”, dijo Ricci. Para el dirigente, “este es un gobierno para los ricos, que ajusta sobre los pobres y desocupados, los trabajadores y las Pymes, por lo que tenemos que juntarnos quienes representamos a la mayoría del pueblo argentino para exigir un cambio en las políticas económicas”.

Ciencia en la calle

Junto con los gremios, investigadores y científicos se movilizaron para marcar un punto de inflexión en un área que hasta hace menos de un año era vanguardia en su avance en la región. Algo se rompió en la ciencia argentina, y no sólo tiene que ver con el recorte al presupuesto. “Barañao, ¿y si te vas vos?”, se preguntaba un cartel del colectivo Jóvenes Científicos Precarizados (JCP), que hizo mención a las desafortunadas declaraciones del ministro, que aseguró que “sería deseable” que muchos investigadores emigren. Al ser nombrado en el documento final leído en el acto, los silbidos marcaron el grado de descontento con la figura del funcionario, que recordará este jueves como el día que perdió la confianza de sus pares.

El recorte en el presupuesto, afirman los diversos espacios, no sólo atenta contra el desarrollo emprendido en varios ámbitos de la ciencia, sino que además amenaza con una nueva “fuga de cerebros”, que en los 90 fue la salida encontrada por miles de profesionales ante la indiferencia del gobierno. “Defender la ciencia para que nuestros científicos, sus ideas y sus conocimientos no se vean obligados a volar de la Argentina”, rezó uno de los tantos carteles presentes en la movilización. Algunos científicos decidieron “lavar los platos en la plaza”, en alusión a la frase del ex ministro de Economía Domingo Cavallo, emblema de la desidia hacia el sector. “Parece que no aprendemos más”, se escuchó decir a las jóvenes científicas que montaron la escena simbólica.

La defensa de la educación pública fue otro de los ejes planteados por las organizaciones presentes, ya que la gran mayoría se reivindicó como “hijos de la universidad gratuita”. En este sentido, Ricci recordó que la FEDUN lanzó hace unos meses la campaña “La universidad pública somos todos”, que busca concientizar sobre la necesidad de defender al sector. “De la campaña están participando miles y miles de argentinos, no sólo la comunidad educativa, porque entendemos que la educación pertenece a todo el pueblo argentino, y si queremos tener un país desarrollado y con justicia social es importante entender a la educación no como un gasto sino como una inversión”, concluyó el titular de FEDUN.

 

“Yo me puedo quedar afuera del sistema y, como yo, muchos investigadores jóvenes que tenemos diez años de inversión estatal en nuestra formación, desde nuestra carrera de grado hasta la doctoral”, aseguró Guadalupe Suárez, becaria del CONICET y referente de Científicos y Universitarios Autoconvocados, uno de los colectivos presentes en la marcha al Congreso. Junto con ellos, partidos políticos y gremios enarbolaron una única bandera, en la diversidad de sus consignas: abajo el ajuste.

En el documento leído, las organizaciones que participaron del acto exigieron 9 puntos fundamentales para el sector de universidades y ciencia, como el aumento del presupuesto, la recomposición salarial y apertura de paritarias, el cese de los despidos en el Estado y el fin de la criminalización social. “El actual gobierno se apura en bajarle los impuestos a los grupos económicos más concentrados, elimina las retenciones, aumenta las tarifas de los servicios públicos y duplica el pago de intereses de la deuda externa. Mientras tanto, no da ninguna respuesta a los reclamos de los trabajadores, ofreciendo paritarias muy inferiores a la inflación y a la canasta familiar”, aseguró el texto.

Luego de la lectura, muchos recordaron las promesas de campaña de Cambiemos, que incluyeron llevar al 1,5 por ciento del PBI el presupuesto de ciencia, muy diferente al recorte brutal de más del 32,5 por ciento, que dejó a los fondos en el nivel más bajo desde que en 2007 se creó el ministerio. “Yo quiero construir robots en mi país”, decía el cartel de una niña, que se paseaba junto a su madre entre la marea de docentes, científicos y estudiantes. Tal vez la vida no la lleve a un laboratorio, tal vez ni siquiera decida estudiar. Pero será decisión de ella, y por ella muchos salieron a pelear. Justo el día que la prestigiosa revista Science publica por primera vez, en un mismo número, dos trabajos de científicos argentinos. A veces el destino tiene guiños muy parecidos a la poesía.

También podría interesarte

Gremio CICOP se suma al pedido de liberar patentes de las vacunas contra el Covid-19: “Sería estratégico”

Desde la Asociación Sindical de Profesionales de la Salud (CICOP) se sumaron al pedido mundial …



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *