miércoles 3 de marzo de 2021

Federación médica mostró su satisfacción por el pedido de un fiscal de prohibir el glifosato en todo el país

Desde la Asociación Sindical de Profesionales de la Salud de la República Argentina (FESPROSA) festejaron la iniciativa, para que se deje de usar el agrotóxico para fumigaciones terrestres. “Dentro de un panorama negativo, tenemos pequeñas luces de esperanza”, sostuvo su titular, Jorge Yabkowski. Duras críticas al gobierno nacional por la falta de voluntad para frenar el uso de químico.

Diego Lanese / Especial para Gestión Sindical

Desde hace años, un colectivo de profesionales de la salud, ambientalistas y organizaciones sociales viene trabajando para limitar el uso de agrotóxicos en todo el país, en especial el glifosato, la “estrella” de estos productos. Las denuncias sobre los graves efectos en la salud que estos elementos generan en la población fueron largamente documentados, pero hasta ahora la pelea contra el lobby de las empresas productoras no logró terminar con su uso. Esta semana, se conoció el pedido de un fiscal federal, que mediante un largo escrito reclamó que se prohíba el uso del químico, para el caso de las fumigaciones terrestres. En sus argumentos, el fiscal expuso las pruebas que se vienen acumulando contra este producto, entre ellos las declaraciones como “elemento cancerígeno” que hizo la Organización Mundial de la Salud (OMS). La federación médica, que nuclea a unos 30 mil profesionales de todo el país, mostró su satisfacción por la medida, y recordó los peligros sanitarios del uso del producto. Reclamo para que haya “movilización y debate social” para frenar el uso de estos productos.

El pedido del fiscal federal Fabián Canda reclamó prohibir en todo el territorio nacional el uso de glifosato para fumigaciones terrestres. En su escrito, dirigido a la Sala III de la Cámara Contencioso Administrativo Federal, apela una resolución anterior, que no hizo lugar al pedido del fiscal. En este caso, reclamó que se dicte una medida cautelar que consiste en “la suspensión del uso de los paquetes tecnológicos del agronegocio que conllevan el uso de semillas transgénicas y los formulados comerciales del agrotóxico glifosato, o en su defecto, la prohibición del uso para fumigaciones aéreas y una zona de protección de 5 kilómetros”. La medida se reclamó para el caso de las fumigaciones terrestres, en relación a los centros poblados, escuelas, pueblos y casas rurales, ríos, lagunas y pozos de extracción de agua subterránea.

“Tomamos muy bien la medida”, dijo el titular de la Asociación Sindical de Profesionales de la Salud de la República Argentina (FESPROSA), Jorge Yabkowski. Consultado por Gestión Sindical, el dirigente gremial remarcó que “la causa la empezamos el año pasado, con presentaciones ante el SENASA y la justicia, y que realizamos en conjunto con diversas entidades”. Entre las organizaciones que participaron de este trabajo se encuentran la Red de Médicos de Pueblos Fumigados, (REDUAS), la Cátedra Salud Socioambiental de la Facultad de Medicina de la Universidad del Rosario, Cátedra Libre de Soberanía Alimentaria de la Facultad de Medicina/Escuela de Nutrición, Red Ecosocialista, Colectivo Sanitario Andrés Carrasco, entre otras.

“En los fundamentos, el fiscal utiliza buena parte de nuestros argumentos, entre ellos que la OMS declaró el 2015 que el glifosato es cancerígeno, y que no están establecidos los mínimos principios precautorios acerca de no daño de este tipo de productos, y que hay un uso indiscriminado”, explicó Yabkowski. Como ejemplo de este punto, el dirigente médico recordó que en el año 2005 se producían en el país unos 35 millones de litros del agrotóxico. Diez años después, en 2015, la producción pasó a 350 millones de litros. “Prácticamente el conjunto del agro argentino está hoy bajo la órbita de los paquetes transgénicos, salvo alguna excepción”, agregó Yabkowski.

Desde FESPROSA reclaman desde hace tiempo “un debate social” sobre el tema, y una reconfiguración “del modelo de agricultura”, para llevar al sistema a uno sustentable. “en este sentido, Yabkowski criticó la actitud del gobierno nacional respecto al tema. “Desde el Ministerio de Medio Ambiente no se han pronunciado, no han dicho nada. Desde el Ministerio de Agricultura están trabajando fuerte con los productores de siembre directa, y al lado de Monsanto”. En este sentido, el dirigente rescató “un pequeño hecho positivo”, cuando en la provincia de Buenos Aires se prohibió de forma parcial del uso de 24D para la mitad de la temporada de siembra. “Es un elemento muy tóxico, los estudios sobre su impacto son muy intensos, lo que abre un espacio donde podemos pelear la prohibición de glifosato, si producimos la movilización y el debate social. Dentro de un panorama negativo, tenemos pequeñas luces de esperanza”, agregó el dirigente, quien es además secretario de Salud Laboral de la CTA Autónoma.

El pedido del fiscal sostiene que corresponde la aplicación del principio precautorio y considerar las conclusiones de “estudios científicos, informes técnicos realizados en el plano local e internacionales, incluso informes producidos por órganos de control con jerarquía constitucional tales como la Auditoria General de la Nación y la Defensoría del Pueblo de la Nación.” Asimismo apunta el dictamen de la Agencia Internacional para la Investigación sobre el Cáncer IARC, y el dictado del Decreto del PEN 21/09 por el que “se reafirmó la obligación estatal de garantizar el derecho a la salud con acciones positivas y el deber de adoptar de inmediato las medidas pertinentes conforme la Constitución Nacional y los tratados internacionales”, para lo cual creó la Comisión Nacional de Investigación sobre los Agroquímicos.

Por último, Yabkowski criticó el rol del Ministerio de Salud nacional en el control del uso de los productos. “El ministerio de salud no hace nada, no lo hizo durante el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner y no lo hace ahora. Sobre el tema ambiental la preocupación del ministro (Jorge) Lemus es cero. Daniel Gollán admitió que ante los 30 mil millones de dólares que los transgénicos incorporan a la balanza comercial nada podía hacer como ministro de Salud. Así que esto no es nuevo”, concluyó el titular de FESPROSA.

También podría interesarte

Trabajadores de DIA se suman a los de Coto para enfrentar a Ramón Muerza

El colectivo Trabajadores y Delegados Autoconvocados de Coto comenzó a tender puentes con sus pares …



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *