martes 11 de diciembre de 2018
Inicio / Fuera de Megáfono / El club “más 40”: cada vez más gremios retocan paritarias ante una inflación que no da tregua

El club “más 40”: cada vez más gremios retocan paritarias ante una inflación que no da tregua

A través de cláusulas de revisión, reapertura o pagos extraordinarios, cada vez más sectores buscan paliar la brutal caída del salario real. Así, fracasa la idea del gobierno nacional de frenar estos reclamos con el bono de fin de año, que no mueve el amperímetro. Un informe asegura que la caída general de los convenios colectivos supera los 10 puntos.

Con la firma de un nuevo acuerdo, esta semana el gremio de Comercio terminó de cerrar la negociación salarial 2018, alcanzando una suba del 45 por ciento promedio para sus empleados. Así, el sindicato más grande del país se suma al club “más 40”, que este año firmaron paritarias por encima de esos valores.

Hasta ahora, los acuerdos salariales se fueron “emparchando” de manera parcial, a través de cuotas y pagos adicionales. Además, en algunos casos excepcionales hubo reapertura de la negociación, y se aplicaron cláusulas de revisión. Todo para dar pelea a una inflación que no da tregua y que espera que cierre el año muy cerca del 50 por ciento.

De esta forma, la intención del gobierno nacional de frenar la avalancha de reclamo de rediscusión, pagando un bono de fin de año de 5 mil pesos, que no logra recuperar lo perdido por los trabajadores. Este será un año de mucha pérdida de salario real, según la mayoría de los sondeos.

La pérdida promedio

Uno de ellos estableció que la perdida general de los salarios acordados en paritarias este 2018 será de más de 10 puntos, ya que las paritarias promedio, pese a estos ajustes logrados, no supera el 30 por ciento. Los más afectados por este cuadro de situación son los estatales nacionales, los gastronómicos y empleados del sector alimentación.

En general, se estima que la caída del poder de compra de los salarios tendrá la mayor caída de los últimos 25 años.

El acuerdo del Sindicato de Empelados de Comercio fue uno de los últimos que logró ingresar al club “más 40”, que se posiciona como la cifra piso para evitar una caída del poder de compra de los salarios.

Como pasó con muchos indicadores, el techo salarial que busco imponer la Casa Rosada se vio varias veces superados por la realidad. De aquel 15 por ciento de principio de año se movió al 25 en poco tiempo, y luego lo aumentó al 30 por ciento.

Pero la devaluación y la escalada inflacionaria terminaron desvirtuando cualquier intención oficial, lo que dio paso a la reapertura de las paritarias, en especial en sectores que hicieron acuerdos parciales para la primera mitad del año, como los mercantiles.

Los que ya quebraron la barrera

Así, hoy el piso está más cerca de ese 40 por ciento anualizado que el 30 que pretendió en algún momento el gobierno. Junto con comercio, lograron superar esa barrera Sanidad (45 por ciento), Camioneros (40,1), bancarios (40) y Petroleros (40), entre otros. Además, entre los estatales, los trabajadores de la administración pública de San Luis estuvieron dentro de los elegidos, con una suba del 42 por ciento, según el último ajuste recibido esta semana.

El del gremio que lidera Héctor Daer es el acuerdo más importante del año, si se incluye un adicional acordado. El acuerdo original logrado por el integrante del triunvirato de la CGT era por un 25 por ciento, pero ahora el sindicato logró incorporar una recomposición extra del 20 por ciento. Así, el ajuste se divide en cinco tramos del 15 por ciento en julio, 5 por ciento en octubre, 4 por ciento en noviembre, 11 por ciento en diciembre, 5 por ciento en enero y 5 por ciento en febrero.

Otro de los gremios que se suma al club “más 40” fue el Sindicato Argentino de Trabajadores Horticultores y Agrarios (SATHA), que en estos días volvió a negociar con las cámaras empresarias un reajuste salarial.

Según le confirmó a Gestión Sindical el titular de la entidad Gustavo Arreseygor, los nuevos acuerdos se firmaron con dos sectores. “Por un lado, firmamos con la cámara de Floricultores un aumento del 25 por ciento para este año, que se suma a lo acordado a principio de mes, quedando la paritaria de un total del 45 por ciento”.

En tanto, con la cámara de Horticultores la suba firmada por el SATHA fue de un 20 por ciento llevando la paritaria para el 2018 al 40,5 por ciento. Además, se pagará el bono de fin de año en dos partes, como quedó establecido en el acta acuerdo. De esta forma, el gremio cierra sus negociaciones anuales, cerca de la cima de la tabla imaginaria de mejoras.

El caso del SATHA marca que los sectores que negociaron de forma escalonada, en tandas, tuvieron mejores acuerdos que aquellos que hicieron convenios anuales, incluso con cláusula de revisión.

“La cláusula gatillo siempre tiene que estar, por si se dispara el dólar y arrastra la inflación. Con estos antecedentes el año que vienen no sabemos cómo será la negociación para el año que viene, nuestra actividad tiene que comenzar a discutir ya en enero, pero con los parámetros actuales no hay certezas”, dijo Arreseygor.

¿Qué pasa con el resto?

En este sentido, muchos gremios podrían implementar las paritarias semestrales, o incluso trimestrales, si la economía sigue tan volátil como hasta ahora.

Más allá de los integrantes del club “más 40”, en general los acuerdos salariales estuvieron por debajo de la inflación real, potenciando la pérdida salarial de este 2018, que se espera sea histórica.

Un informe del Observatorio de Políticas Públicas de la Universidad Nacional de Avellaneda (UNDAV) estableció que en promedio de trabajadores registrados tuvieron paritarias que estuvieron 10,2 por ciento por debajo de la inflación real del año.

El trabajo, al que tuvo acceso Gestión Sindical, analizó los acuerdos firmados hasta el momento, y determinó la pérdida general de los convenios. “Tomando los incrementos en las remuneraciones acordadas en los convenios, sin contar los bonos no remunerativos, y estimando una inflación promedio para los últimos meses del año, la gran mayoría de los sectores (a excepción de bancarios) perderán poder adquisitivo en 2018”, dijo el informe de la UNDAV.

“Algunos sufrirán perdidas verdaderamente fuertes como son el caso de los trabajadores de la seguridad privada (-17 por ciento), UPCN (-16), gastronómicos (-16) o Comunicaciones (-15)”, explicaron los datos del trabajo.

A su vez, agregó, otros gremios “que a priori han obtenido buenos resultados en sus mesas de negociación, no obstante, perderán un buen porcentaje en términos reales a diciembre, como aceiteros (-14 por ciento) y camioneros (-13), debido a que muchos de los aumentos quedarían para el año que viene”.
Para el observatorio de la UNDAV, “es evidente que el gobierno ha utilizado la suba de precios como mecanismo de ajuste y traslación de ingreso de los asalariados a los sectores económicos concentrados que se han visto beneficiados con este modelo”.

También podría interesarte

Cayó preso sindicalista amigo de Triaca

Se trata de Fabián Hermoso, presidente de la Federación Argentina de Trabajadores de Industrias Químicas …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *