martes 11 de diciembre de 2018
Inicio / Actualidad / El ajuste mata: un trabajador de Agroindustria murió por falta de equipo desfibrilador

El ajuste mata: un trabajador de Agroindustria murió por falta de equipo desfibrilador

El coordinador de Ceremonial tuvo un paro cardíaco, pero no pudo salvarse porque no había desfibrilador: uno de los médicos echados en la gestión de Cambiemos se lo llevó porque era de su propiedad. Etchevehere nunca ordenó comprar otro, aunque ahora expresó su pesar.

Un trabajador de la Secretaría de Agroindustria de la Nación tuvo un paro cardíaco el martes pasado en su lugar de trabajo y el ajuste que aplica en la cartera que dirige el expresidente de la Sociedad Rural Argentina Luis Miguel Etchevehere le resultó fatal.

Roberto Billard tenía 63 años y era coordinador de Ceremonial desde 2014: no pudo salvarse porque el edificio de Paseo Colón al 900 no tiene un equipo desfibrilador.

Un presente de terror

“De 4 médicos que teníamos para atender y cubrir en todo el día, solo dejaron a uno mientras que el servicio médico solo atiende hasta las 14.30. Antes teníamos cobertura todo el día de la jornada laboral. Ahora, nadie puede recibir asistencia porque la cobertura no está en el turno tarde”, advirtió el delegado de ATE en Agroindustria Sebastián Rivera.

Y relató: “El martes pasó la desgracia de que a un compañero, Billard le agarró un infarto en su lugar de trabajo y el único médico coordinador que siguió laburando de casualidad estaba y lo pudo asistir pero no reanimar. Podría no haber estado el médico por todas las funciones que debe cumplir ahora que despidieron a los otros tres médicos y eso hace que no pueda faltar nunca, laboralmente hablando, porque no hay otro”.

Al respecto, el delegado advirtió que “efectivamente hay un ajuste definido y las consecuencias es que ante cualquier situación como la que pasó el martes, nadie puede pasar por una urgencia o dar una mano médica”.

Un brutal ajuste

En un comunicado, la secretaria de Agroindustria adelantó que “reducirá $49 millones durante el 2018, distribuidos en una revisión de gastos de estructura edilicia en delegaciones del interior, viajes, viáticos, disminución de la flota vehicular, revisión de contratación de servicios, como así también reducción de alquileres, telefonía, servicios de mensajería y correo”.

Lo cierto es que lo que ellos llaman “revisión de gastos”, es un brutal ajuste que trae como consecuencia que los trabajadores queden expuestos ante una emergencia.

También podría interesarte

Por las pocas ventas, Motomel suspendió a todos sus trabajadores por dos meses

Los trabajadores, de la planta ubicada en San Nicolás, gozarán de vacaciones forzadas en enero …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *