lunes 25 de marzo de 2019
Inicio / Fuera de Megáfono / Después de la marcha de antorchas, los gremios alertan que el país está llegando “a una situación de quiebre”

Después de la marcha de antorchas, los gremios alertan que el país está llegando “a una situación de quiebre”

La jornada multitudinaria juntó a los sectores más combativos del movimiento obrero, que ya analizan un paro nacional para febrero y marzo. Antes, realizarán este tipo de protestas en el interior del país. La magnitud de la movilización da la muestra del mal humor social”, destacaron. Se plantean denuncias penales contra los funcionarios responsables de los incrementos.

Diego Lanese / Especial para Gestión Sindical

La multitudinaria marcha de este jueves, convocada por organizaciones sindicales y sociales, mostró el nivel de rechazo al paquete de aumentos que lanzó al cierre del año el gobierno nacional, y que incluye fuertes subas en servicios públicos y tarifas de transporte. Desde temprano, las columna se fueron reuniendo en 9 de Julio y Avenida de Mayo, para marchar envueltos en el fuego de las antorchas, finalizando en un acto frente al congreso, donde la multisectorial que se armó en contra de estas medidas leyeron un duro documento, donde llamaron a los bloques opositores de la legislatura a que realicen “los esfuerzos necesarios” para impedir que se pongan en práctica estos incrementos. Luego de la jornada, que tendrá todos los jueves distintas versiones en el interior del país, tuvo un saldo positivo, según la mayoría de los participantes.

“La magnitud de la movilización da la muestra del mal humor social”, sostuvieron. Además, los gremios alertaron que el país se acerca “a una situación de quiebre”, y adelantaron que ya se analiza un paro nacional para los próximos meses, para protestar por la situación general. Un informe realizado por una universidad nacional asegura que algunas tarifas, como la electricidad, tienen una suba de más del 3.500 por ciento desde que Mauricio Macri es presidente.

La jornada de ayer jueves fue convocada por distintos espacios sindicales y sociales, encabezados por la Corriente Sindical para un Modelo Nacional, de la mano de Pablo Moyano, la Corriente Federal, las 62 Organizaciones Peronistas que conduce Horacio Valdez y las dos CTA que lideran Hubo Yasky y Pablo Micheli.

Además, se plegaron movimientos sociales y partidos políticos, organizaciones que representan a las pymes y entidades de jubilados y pensionados, entre otras. La marcha desde la 9 de Julio al Congreso se hizo bajo una larga hilera de antorchas, y culminó con un multitudinario acto donde se leyó un documento consensuado.

“Esta política del Poder Ejecutivo en lo referente a precios y tarifas de luz, gas, agua y cloacas, sumada a la liberación de los precios de los combustibles, comportan un intencional desconocimiento del papel del Estado como garante de los derechos de los usuarios. Y ello sólo puede explicarse en la determinación gubernamental de favorecer a las grandes empresas vinculadas a la oferta de servicios públicos”, sostuvo el texto. La jornada tuvo sus réplicas en el interior del país, y se repetirá los próximos jueves en otras grandes ciudades.

El cronograma confirmado estable que habrá movidas el próximo 17 en Rosario y Santa Fe, el 24 en Mar del Plata, el 31 en Bariloche y el 7 de febrero en Mendoza capital.

“La jornada de ayer fue muy importante, para todas las organizaciones que convocaron que forman esta multisecotrial”, dijo Juan Manuel Sueiro, secretario Adjunto de ATE Capital Federal. En diálogo con Gestión Sindical, el dirigente remarcó que “el incremento de los cuadros tarifarios son absolutamente abusivos, saquean el salario, si uno toma como parámetro el 48 por ciento de la inflación anual del 2018, y la pérdida del poder adquisitivo con una pauta salarial del 25 por ciento promedio, estos aumentos vienen a arrasar con el poder adquisitivo de los compañeros y compañeras”.

En tanto, desde las 62 Organizaciones Peronistas, Gustavo Arreseygor, titular del Sindicato Argentino de Trabajadores Horticultores y Agrarios (SATHA), remarcó que ese espacio “estuvo acompañando a Pablo (Moyano), que fue uno de los convocantes, porque estamos viviendo una situación extrema, esto no da para más”. “El gobierno no entiende que se está llegando a una situación de quiebre, en lo laboral, en lo social, estamos muy preocupados”, destacó.

El documento leído en el cierre de la movilización da cuenta de esta idea, justo en el inicio de un año clave por las elecciones presidenciales que cerrarán el 2019, y en las cuelas el colectivo que marchó ayer estará seguramente unido contra el oficialismo. “Estamos frente a una fracción rapaz de la clase dominante que, incluso, no duda en disciplinar a sus antiguos socios en el bloque de poder con los mismos argumentos judiciales con los que persigue a una parte de la oposición.

Pero nosotros, mujeres y hombres de trabajo, no dudamos en afirmar que en este presente aciago en el que se juega la dignidad del pueblo del que orgullosamente nos sentimos parte, tenemos una alternativa”, remarcó el texto, en clara clave electoral.

En tanto, hicieron “un llamamiento a toda la oposición parlamentaria a aunar esfuerzos para impedir, desde el Congreso de la Nación, que este nuevo atropello se consume y obligar al Poder Ejecutivo Nacional a que dé marcha atrás con estas políticas de exacción del esfuerzo de millones y millones de argentinas y argentinos”.

El impacto de la suba de las tarifas anunciadas por el gobierno en los últimos días del 2018 no sólo pone en duda la pauta inflacionaria prevista por el presupuesto oficial, sino que presiona al techo para las paritarias, que la Casa Rosada quiso ubicar en un 23-25 por ciento.

En estos tres años de gestión de Cambiemos, los aumentos de los servicios a partir de los nuevos esquemas de subsidios fue uno de los problemas más importantes de la economía. Incluso, hay algunos, como la electricidad, que en estos tres años subieron más del 3.500 por ciento, una cifra impactante.

Así lo alerta un informe del Observatorio de Políticas públicas de la Universidad Nacional de Avellaneda UNDAV), que estableció que la suba de los valores de los servicio es “el más abrupto de la historia argentina, por su magnitud y velocidad de ejecución”. “Desde inicios de 2016, incrementos acumulados promedio del 3.624 por ciento en energía eléctrica, de 2.401 por ciento en gas natural, y de 1.025 por ciento en agua potable de red”, asegura el trabajo, al que tuvo acceso Gestión Sindical.

En materia de transporte, agrega el observatorio, “se registran aumentos del 1.118 por ciento en peajes, 601 por ciento en el boleto del tren, 494 por ciento en colectivos de corta distancia y un 322 por ciento en subtes, para el acumulado trianual”.

Estos aumentos, concluye la UNDAV, hacen que el peso de las tarifas en el salario mínimo del país creciera 20 veces desde que Macri llegó a la Casa Rosada, ubicando al país en el tope regional en este sentido, sólo superado por Venezuela. “Con todo, nuestro país fue el que mayor aumento verificó en términos de carga de los servicios públicos sobre el salario mínimo, en los últimos tres años”, concluyó el informe.

La movilización y el acto de este jueves es el primer de los planteados en los siguientes cuatro jueves, y es parte de una serie de propuestas lanzadas por los organizadores respecto de la oposición a las subas en particular, y las políticas del gobierno en general. Incluso, en las horas posteriores, Hugo y Pablo Moyano deslizaron la posibilidad de un paro nacional, pese a que algunos integrantes del colectivo (como Hugo Yasky) piensan que por el año electoral la posibilidad de una protesta sea contraproducente.

Sobre este tema, Arreseygor le adelantó a Gestión Sindical que la posibilidad del paro “está bastante avanzada”. “Lo que se está evaluando es hacer un paro general, para los próximos meses, incluso ya se habló de hacerlo en febrero y marzo”, sostuvo. En tanto, el colectivo prepara las nuevas marchas, y promete mantener la actividad contra los tarifazos y la política económica.

“Vamos a seguir participando de todas las acciones que lleven adelanta las centrales sindicales, en el marco de estos anuncios, que incumplen además de las normativas vigentes. La magnitud de la movilización da la muestra del mal humor social, y tan impactante el nivel de incremento tarifario que lo único que hace es atacar el salario de los trabajadores”, dijo por su parte Juan Manuel Sueiro, de ATE Capital Federal.

El dirigente adelantó que por las irregularidades en los aumentos “se van a presentar denuncias penales por incumplimiento de los deberes de funcionario público” para los responsables del tarifazo.

También podría interesarte

“Macrisis”: la desesperada y precaria salida laboral que se multiplica por el aumento incesante de las marchas de protesta

El crecimiento de puestos de hamburguesas, choripanes y bondiolas.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *