20 de Mayo
de 2022
Actualidad. Informes Especiales.

Desde que Macri está en el gobierno, más de 4 mil trabajadores petroleros perdieron su trabajo

15. 08. 2016

Las operadoras y prestadoras de servicios del sector de los hidrocarburos quieren recortar la cantidad de trabajadores del sector, bajo la excusa de la falta de rentabilidad. Al Gobierno se lo ve más enfocado ahora en el sector gasífero.

La industria petrolera no atraviesa un buen momento. La interna gremial de los petroleros privados en la zona norte de la provincia de Chubut, que deberá definir nueva conducción en elecciones, sumado a la desinversión de las principales operadoras de la cuenca, en especial YPF, tiene repercusiones directas en las arcas provinciales. Algunos sectores gremiales, para mostrarse combativos ante un escenario interno, decidieron medidas de fuerza que impidieron realizar la poca actividad que hay en la provincia.

El ministro de Economía provincial, Juan Donnini, sostuvo que se podrían perder más de 1 millón de dólares en regalías.

Sin embargo, el escenario más adverso tiene que ver con la política energética a nivel nacional, ya que aparentemente se ha dado el visto bueno para achicar la industria. Así lo denuncian los distintos sectores gremiales que a lo largo de los últimos meses le pidieron serenidad a sus representados para alcanzar las mejores soluciones posibles dentro de la mesa de discusión paritaria.

El sector está resentido por el retiro de equipos por parte de YPF y Tecpetrol –principalmente- en la Cuenca del Golfo San Jorge. PAE también retiró equipos y concentró su producción en Chubut. Las operadoras recortan inversiones, al mismo tiempo en que las empresas de servicios, como San Antonio, toman el lugar de mascarón de proa del ajuste.
La ecuación es sencilla. Ante la falta de equipos, las empresas de servicios dejan de trabajar. Y de ahí las amenazas latentes de despidos.

“Si no tenemos equipos trabajando, no tendremos posibilidad de reubicar a nuestros trabajadores. Esta es la realidad, encima con un contexto internacional malo, donde el crudo volvió a bajar, la situación para el segundo semestre se muestra complicada”, sostuvo Jorge Ávila, dirigente de Petroleros Privados de Chubut en declaraciones radiales para LU14.

“El promedio de pozos perforados para el período comprendido entre enero y mayo de 2013 a 2015 fue de 549 pozos. Pues bien y tomando dicho promedio, la gestión de Juan José Aranguren al frente de Ministerio de Energía logró una caída del 33,5% (de 549 a 365 pozos)”, sostuvo Juan Francisco Fernández, ingeniero industrial de UTN La Plata (OETEC).
En el período 2014-2015, si bien YPF aumentó la cantidad de pozos perforados, el conjunto de la industria mostró un descenso del 1,5 por ciento, a pesar de que el precio del barril cayó un 30,0 por ciento. El impacto negativo logró frenarse a través de los precios sostén establecidos por la administración de Cristina Fernández de Kirchner. Ahora, con una recomposición del precio internacional del barril en torno al 11 por ciento (en relación a principio de año), la baja en la perforación asciende al 36 por ciento.

“Si los equipos no suben, no se podrá sostener la actividad. Cada empresa factura según la cantidad de trabajadores. Si están en la base o en sus casas, no van a poder pagar los sueldos. La estrategia de las operadoras es armar un circo a partir de las internas gremiales, necesitan eso. Hay que tener mucho cuidado con lo que hacen al querer dividir a los trabajadores para que puedan aplicar una reducción de salarios”, agregó Avila.

La entidad patronal que no firmó el convenio paritario fue la Cámara de Empresas de Operaciones Petroleras Especiales (CEOPE), integrada por San Antonio, Schlumberger, Tesco y Block, entre otras. Las empresas que integran esta cámara, con San Antonio a la cabeza para la región santacruceña, son las que mantienen latente la amenaza de despidos de personal.

El precio sostén para el crudo que se comercializa en el mercado interno tiene fecha de vencimiento: el primero de enero de 2017. Las operadoras saben que el sector será regulado por la oferta y la demanda, y los precios internos serán guiados por el precio del barril internacional. Esto es entendido por las operadoras y las empresas de servicios como un mensaje implícito para llevar adelante un ajuste de personal.

En estas mismas páginas, la semana pasada, el titular el Instituto de la Energía, Jaime Álvarez, analizó que los movimientos que se verán en el mediano plazo son una migración hacia un posible esquema de importación de crudo. Lejos quedará la política de Estado que pretendió lograr el autoabastecimiento perdido. Esta sería otra señal del achicamiento de la industria.

“De avanzar en una política de liberación total, seguramente los yacimientos con mayores costos de producción serán los más perjudicados. En los primeros cinco meses del año, en Santa Cruz se redujeron un 20 por ciento las perforaciones (Cuenca Golfo San Jorge). Son 23 perforaciones menos, a dos millones de dólares promedio cada pozo, estamos hablando de que las empresas dejaron de invertir en la cuenca 46 millones de dólares. Las consecuencias las estamos viendo en la crisis del sector”, sostuvo Álvarez.

Según el Centro de Economía Política Argentina (CEPA), “los despidos en el sector petrolero ascienden a 4162 (en empresas como YPF, Petrolera del Sur, Tecpetrol, Sipetrol y Petersen), mientras que el sector energético contiene 4012 despedidos”. Estas cesantías abarcan el período diciembre 2015- julio 2016.

El mismo centro de estudios indicó que el mes pasado los echados del sector petrolero fueron 1353, “motorizados por empresas como San Antonio y SP Argentina, YPF, PECOM y Copgo Ge Oil& Gas”.

Si bien ahora YPF y los gremios volvieron a llegar a un principio de acuerdo, por lo que los telegramas de despidos enviados por San Antonio cayeron en letra muerta, las señales que llegan desde el Poder Ejecutivo continúan latiendo en rojo. Antes de firmarse la última paritaria, durante la final de la Copa América, el Gobierno selló un acuerdo unilateral con las operadoras y las empresas de la CEOPE –difundido por la noche, sin que los gremios estuvieran anoticiados – en donde se comprometían a elaborar un esquema de productividad basado en el recorte de horas. Los distintos gremios lograron revertir la resolución avalada por el ministro de Trabajo, pero, según indicaron a este cronista en el momento de los hechos, esa fue la señal clara de que el Gobierno también quiere un achique de la industria.
CLAVES
* En 2015, la producción total de YPF creció un 3,9 por ciento en comparación con 2014. La producción creció a pesar de que el precio internacional del barril tuvo una depreciación del 30,47 por ciento.

*Este año, la empresa anunció un recorte de inversiones del 25 por ciento pero en el primer trimestre, esas inversiones cayeron, medidas en dólares, un 40 por ciento.

* En 2015, los metros perforados por esta empresa fueron 96.426, un incremento del 8,1 por ciento en comparación con 2014.

* En 2016, la tendencia es totalmente inversa, a pesar de la recomposición del precio internacional en un 11 por ciento. Entre enero y mayo de este año, los metros perforados fueron 13.772, una baja del 64 por ciento en comparación con los metros perforados en el mismo período del 2015.

* La retirada de YPF en pozos en exploración también puede apreciarse sobre la cuenca del Golfo San Jorge. Para el período enero-mayo de este año, son tres los pozos en exploración, mientras que para el año pasado, a esta altura del año ya eran 17.

Mientras que es el Gobierno nacional el que apaña esta desinversión, las empresas proveedoras de servicios no se quedan atrás y hoy son las que presionan para reducir la cantidad de trabajadores.

*Los gremios sostienen que todos los inconvenientes se solucionarían si las operadoras pusieran en funcionamiento los equipos necesarios para aumentar la producción.

Suscribite a nuestro newsletter
Te puede interesar
Últimas Noticias en Zonales