17 de Agosto
de 2022
Fuera de Megáfono.

Críticas al proyecto que busca limitar la reelección en los gremios

28. 06. 2016

Diversos espacios se mostraron en contra de la iniciativa, y aseguran que se trata de “pura cosmética”, y que no ataca el nudo del problema: el unicato sindical. Desde la CTA Autónoma piden que se vaya contra las “estatutos prohibitivos”, para fomentar la participación. Varios proyectos de este estilo dan vuelta en el Congreso sin mayor suerte.

Desde hace un tiempo, la duración de los mandatos de los líderes sindicales es tema de discusión. Los más de 30 años que algunos están en el poder generan críticas, y pedidos de renovación, no sólo en el mismo movimiento obrero sino en el mundo político. De la mano de la idea de limitar las reelecciones de intendentes en la provincia de Buenos Aires, una iniciativa presentada por el Frente Renovador, volverá a tratarse el tema en la Cámara de Diputados, de la mano de un proyecto de la legisladora cordobesa de la UCR Soledad Carrizo. La idea no es nueva, y tiene varios proyectos de ley, incluyendo uno del líder de la Juventud Sindical Facundo Moyano. El nuevo intento por limitar los mandatos en los gremios fue tomado con escepticismo por los propios dirigentes, que hablan de “pura cosmética”. Desde la CTA Autónoma aseguran que el proyecto no va contra el unicato sindical, el modelo imperante en el país.

La diputada nacional Carrizo quiere reformar la ley 23.551 de Asociación Sindicales, a los efectos de impedir “el mandato indefinido de los gremialistas”. La legisladora sostiene en los fundamentos que “las autoridades gremiales son elegidas legítimamente por el voto de sus afiliados, pero no es bueno que tengamos sindicatos con autoridades que se eternicen, en algunos casos con más de 20 años ejerciendo la máxima autoridad”. El proyecto en concreto propone que los mandatos sean de cuatro años, con derecho a un nuevo período consecutivo, nada más.

Ya en 2014 el líder de la Juventud Sindical y titular del gremio de Peajes Facundo Moyano presentó una iniciativa similar. Con el visto bueno de la CGT Azopardo –por lo menos no hubo críticas abiertas a la propuesta –el diputado pidió debatir una serie de medidas para mejorar “la democracia interna de los sindicatos”, y aclaró que el objetivo “es evitar la atomización y debilitamiento de las organizaciones gremiales producto del impedimento para participar en los procesos electorales sindicales”. En otras palabras, conservar el unicato sindical, que rige el modelo argentino y que establece que haya un gremio reconocido por rama. También la actual vicepresidenta de la Nación Gabriela Michetti presentó un proyecto similar cuando era parte de la cámara alta nacional.

Para algunos sectores, tanto el proyecto de Moyano como el de Carrizo son “cosmética”. “Imaginemos que alguien va a 150 kilómetros por hora sin luces, lo para la policía y el tipo dice ‘ya prendo las luces’, y lo dejan ir. La reforma o la limitación de los mandatos es absolutamente cosmética, es maquillaje”, sostuvo Jorge Yabkowski, titular de la Federación Sindical de Profesionales de la Salud de la República Argentina (FESPROSA) y secretario de Salud Laboral de la CTA Autónoma. En diálogo con Gestión Sindical, el dirigente explicó que “hay muchas formas de lograr el cambio de autoridades”, no simplemente a través de una ley. “Si quieren hacer realmente algo, deben terminar con los estatutos prohibitivos como el de la UOM, que obliga a tener tres mandatos de delegados para poder ser candidato a secretario general, más requisitos que para ser diputado o presidente”, agregó.

Las críticas se centran en que la mayoría de los gremios tienen estatutos complejos, que no permiten la participación de la oposición, y que eso beneficia a dirigentes que se eternizan en el poder. El razonamiento es que si no se abren esos reglamentos, y no se rompe de alguna manera con el unicato, reforzado por el fallo de la Corte Suprema que determinó que los gremios con inscripción sólo pueden hacer huelgas –la cantidad de años en el poder es circunstancial. “El unicato está bien guardado, lo único que quieren estos proyectos es cosmética, para que la gente crea que quieren limitar el poder de los gremios, sólo así no sirve porque no toca la médula del problema”, concluyó Yabkowski.

Más allá de la disputa, el promedio de años que un dirigente ejerce su cargo varía, y hay casos extremos, como el de Ramón Antonio Baldassini, que lleva 53 años al frente de la Federación de Obreros y Empleados de Correos y Telecomunicaciones. Además, hay varios referentes del sindicalismo que ya cumplieron las tres décadas de mandato, como el gastronómico Luis Barrionuevo (37 años), el taxista Omar Viviani (33), Amadeo Genta (33), y el mercantil Armando Cavalieri (30), entre otros.

Suscribite a nuestro newsletter
Te puede interesar
Últimas Noticias en Zonales