martes 11 de diciembre de 2018
Inicio / Actualidad / Crece el rechazo a polémica medida de la ANAC: “Busca limitar el accionar sindical”

Crece el rechazo a polémica medida de la ANAC: “Busca limitar el accionar sindical”

Desde ATE-ANAC rechazaron que personal de la PSA y de Fuerza Aérea realice tareas de pista, como determinaron las autoridades. Afirman que no están capacitados para tal fin. Además, sospechan que se usará cuando los gremios realicen medidas de fuerza. “Se ve una clara intención de militarizar funciones que son de índole civil”, dijo el delegado Marcelo Belelli.

Diego Lanese / Especial para Gestión Sindical

En la previa a la cumbre del G20, como parte de las medidas tomadas para garantizar la seguridad de los jefes de estado que visitaban en país la Administración Nacional de Aviación Civil (ANAC) decidió habilitar al personal de la Fuerza Aérea y de la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA) a realizar tareas en pista, es decir, a hacer trabajos que realizan señaleros, tractoristas y otros empleados civiles durante el ascenso y descenso de pasajeros.

La medida se acaba de prorrogar por 30 días más, generando alerta en los gremios del sector, que aseguran que se genera un peligroso antecedente, ya que además de poner a personal sin experiencia a realizar tareas complejas, se intenta “limitar el accionar sindical”.

Además, se vinculó la medida con la policía aerocomercial del gobierno nacional, que impulsa las líneas “low cost” en detrimento de las tradicionales, en especial Aerolíneas Argentinas.

“Se pone a personal a realizar tareas para las que no están capacitados”, sostuvieron. Las tareas incluyen el manejo de tractores en pista y el señalamiento para ubicar a los aviones.

La decisión de prorrogar la autorización al personal de las fuerzas de seguridad para realizar tareas de pista fue rechazada por la seccional de ATE de la ANAC. Marcelo Belelli, delegado general, sostuvo que el permiso se hizo “para darle cobertura al G20, que se extendió por 30 días más sin mayor explicación”.

En diálogo con Gestión Sindical, el dirigente sostuvo que atrás de esta iniciativa se ve “una clara intención de militarizar funciones que son de índole civil”, además de limitar “el accionar sindical”.

“Ante el intento de alguna acción gremial, se busca ponerle un límite al accionar de los gremios del sector, el diagnóstico nuestro es ese, porque no es una cuestión de seguridad, porque durante el G20 el personal sindicalizado realizó las tareas sin ningún tipo de problemas, con más de 190 operaciones en el Aeropuerto de Ezeiza sin ninguna situación irregular”, agregó.

El fondo de la cuestión es limitar la capacidad de protesta de los gremios, que son el único límite a la política para el sector dl gobierno”, criticó Belelli. La medida inicial se puso en vigencia luego del paro del 26 de noviembre, con vistas a la cumbre de Presidentes, y su extensión genera alarma.

“En la década del 80 en una huelga de pilotos, se enviaron pilotes de la Fuerza Aérea a volar aviones de Aerolíneas Argentinas. El resultado fue un despiste en Ushuaia. En otro momento se militarizaron los controles aéreos, y generó un retroceso fenomenal en la profesionalidad del personal de tránsito aéreo”, recordó el dirigente.

Según la resolución de la ANAC, el personal de seguridad podrá hacer tareas que actualmente cumple el personal de la empresa estatal Intercargo, vinculadas a la logística y movilidad de las aerolíneas comerciales: señaleros, tractoristas, limpieza y ascenso y descenso de pasajeros entre otras.

“Lo que nosotros objetamos es que se pone a personal a realizar tareas para las que no están capacitados, una cosa es hacer un curso básico donde te dan instrucciones teóricas y otra es tener la experiencia práctica para realizar las tareas. Ni la policía del PSA ni la Fuerza Aérea están capacitados para esto”, dijo Belelli.

La preocupación en ATE-ANAC y el resto de los gremios es que si esta política se comienza a imponer, “creemos que pueden meterse a otras áreas del sector aerocomercial”.

La medida se da en medio de la fuerte disputa de los gremios del sector con la conducción de la aerolínea de bandera y el Ministerio de Transporte, por la política que se intenta implementar, vinculada a las líneas “low cost”.

En este sentido, luego de una reunión entre las partes, se desactivo la sanción a más de 300 empleados que participaron de una medida sindical por el retraso en el pago de una de las cuotas de la paritaria, que las autoridades de la firma estatal reconocieron se adeuda.

En medio de la puja, llega esta iniciativa que puede terminar con los agentes como “rompehuelgas”. “El temor es que esta resolución sea una especie de advertencia en medio del conflicto. La ANAC muestra una falta total de sensatez”, remarcó Belelli.

Por eso, desde los gremios que cubren las distintas áreas del quehacer aerocomercial ven con preocupación esta medida, pues entienden que lo que busca es “romper cualquier medida de fuerza con la que los trabajadores intenten combatir cualquier avance tanto sobre sus derechos como de la presencia estatal en el área”.

Por último, Belelli criticó el rol que juega la ANAC en el actual escenario, donde el gobierno nacional intenta bajo el argumento de bajar los costos de los vuelos imponer una política vinculada a la flexibilización.

“LA ANAC, que debe fiscalizar todas estas cuestiones, se volvió una escribanía de las decisiones que se toman en Casa Rosada para las rutas aéreas, no se está desarrollando ningún plan de seguridad, lo único que hace es firmar rutas aéreas para los amigos del poder, no hay una medida basada en la eficiencia”, sostuvo el dirigente de ATE.

También podría interesarte

Por las pocas ventas, Motomel suspendió a todos sus trabajadores por dos meses

Los trabajadores, de la planta ubicada en San Nicolás, gozarán de vacaciones forzadas en enero …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *