jueves 13 de mayo de 2021

Científicos del CONICET afirman que perdieron la mitad de sus salarios en lo últimos cinco años

En el marco de una protesta virtual integrantes del organismo científico dijeron que entre 2014 y 2019 los haberes perdieron un 50 por ciento respecto a la inflación, una caída que llega al 70 por ciento si se toma en cuenta el período 2009-2019. Reclaman además un convenio colectivo propio, además de otras mejoras laborales. Las autoridades del consejo apoyan los pedidos de investigadores de trabajadores.

Diego Lanese / Especial para Gestión Sindical

“Investigar es trabajar”. Por una hora, en distintas redes sociales, ese y otros reclamos similares se pudieron ver en el marco de una protesta virtual lanzada por investigadores del CONICET, que piden mejoras salariales. En plena pandemia, el rol de los científicos del país fue revalorizado en general por la sociedad, aunque esto no trajo mejoras en la situación laboral. Si bien en el sector destacan la puesta en valor del actual gobierno de la ciencia –comenzando con la vuelta del ministerio nacional –se alerta que el deterioro salarial es marcado. Según difundieron durante la protesta, en los últimos cinco años los ingresos de becarios y científicos argentinos perdieron un 50 por ciento de su poder de compra.

Si se proyecta a una década, la caída es más marcada: un 70 por ciento respecto a la inflación del período. Por eso, piden un “urgente recomposición” de los haberes, además de otras reivindicaciones, como por ejemplo que el sector tenga una paritaria propia, porque hasta el momento se maneja con la negociación general del Estado nacional. La conducción del CONICET apoyó los pedidos.

La protesta fue convocada por grupos de investigadores y becarios del CONICET, que reclamaron de forma virtual por una “urgente mejora de salarios”. En este contexto, difundieron distintos datos respecto al comportamiento de los haberes respecto de la inflación. Según explicaron, entre el 2009 y el 2019, los salarios perdieron un 70 por ciento respecto al IPC oficial, a partir de los acuerdos salariales firmaron en la paritaria estatal nacional. La caída se profundizó durante el macrismo, ya que entre 2014 y el 2019 se dio gran parte de la pérdida salarial: 50 por ciento respecto a la inflación. Esto incluye al personal de apoyo que trabaja en el lugar.

Además, remarcaron que, hasta el momento, pese a los esfuerzos realizados por la pandemia, no recibieron ninguna mejora de sus ingresos. En el CONICET existen cinco categorías para los investigadores: asistente, adjunto, independiente, principal y superior. La categoría más baja tiene ingresos de 50 mil pesos, mientras que un investigador principal gana 75 mil pesos. Una de las quejas de los científicos es que los cargos son de dedicación exclusiva, por lo cual si se tiene otros ingresos (salvo la docencia en cargo de dedicación simple) se descuentan. Además, pagan Impuesto a las Ganancias.

La protesta de este lunes no fue convocada por el gremio ATE, que aunque reconoce la pérdida salarial asegura que el contexto de crisis es un condicionante. “Sin lugar a duda junto con la paritaria nacional, que determina el traslado salarial para los trabajadores del CONICET, estamos retrasados, y la perspectiva de recomponer los haberes y de discutir condiciones de trabajo deben pensarse luego de transitar la pandemia”, le dijo a Gestión Sindical Juan Manuel Sueiro, integrante de la comisión interna de ATE-CONICET. El dirigente destacó que en estos momentos el estado “está asistiendo a los sectores más vulnerables”, y que esa es su “prioridad presupuestaria”. “Venimos de una ‘pandemia política’ generada por el gobierno de Mauricio Macri, y en la actualidad estamos atravesando consecuencias sociales y económicas de ese proceso”, agregó Sueiro.

El dirigente, secretario Adjunto de ATE Capital, remarcó que uno de los pedidos del gremio es “lograr un convenio colectivo propio”, además de “discutir, proyectar y analizar las propuestas presupuestarias para el período 2020-2021, pero en un contexto general del Estado nacional”. En ese sentido, dijo que “hay que recomponer el entramado social, generar bases distintas a las que transitamos hasta el 2019, donde el sistema científico aporte a la crear esa sociedad que nos merecemos todos”.

La semana pasada, el directorio del CONICET respaldó el reclamo de los científicos, y reiteró su alarma por el “gravísimo deterioro salarial en todos y cada uno de los niveles del organismo”. “Los salarios del CONICET están significativamente rezagados incluso respecto de aquellos percibidos, en posiciones de igual responsabilidad y preparación, por agentes de otros organismos de ciencia y técnica o en las universidades nacionales. El deterioro lamentablemente repercute ya en las propias condiciones de vida y de trabajo”, remarcó el documento, al que tuvo acceso Gestión Sindical.

El texto lleva la firma de varios de los ocho integrantes de la conducción del organismo incluido Alberto Kornblihtt, y estuvo dirigido a las autoridades nacionales y del Congreso. El mismo reclamó “revertir el deterioro salarial en el sector público científico-tecnológico, en particular en el CONICET, mediante medidas de emergencia; relanzar un convenio colectivo de trabajo sectorial, incluyendo paritarias, que permita rediscutir las condiciones laborales en los distintos niveles y que tome al salario como una de las principales variables que garanticen la calidad e impacto del trabajo científico; y retomar con el Congreso la discusión y aprobación de una ley de financiamiento para la ciencia y la técnica en la Argentina, siguiendo el modelo de la ley de financiamiento educativo”.

A principio de julio, funcionarios del Ministerio de Ciencia y Tecnología recibieron a los investigadores para discutir el tema salarial y laboral, lo que fue considerado además de un reconocimiento de la legitimidad del reclamo un avance, aunque como resultados no hubo propuestas concretas. En esa reunión se analizó la caída salarial, recordando que los científicos recibieron el año pasado el último aumento de sus sueldos, que consistió de una suba del 28 por ciento en cuotas, muy lejano a la inflación real, cercana al 54 por ciento.

Los representantes del sector llevaron una carta con la firma de 2.223 investigadores que apoyan la iniciativa de suba salarial y creación de un Convenio Colectivo de Trabajo. Según se supo, la estimación del Ministerio de Ciencia y Tecnología, es que la negociación volverá a abrirse recién cuando se defina la orientación del acuerdo con los acreedores de la deuda externa.

También podría interesarte

Docentes privados denuncian ataques

Fuerte denuncia: docentes privados aseguran ser atacados por la no presencialidad

A través de un comunicado, desde el Consejo directivo del Sindicato de Docentes Privados de …



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *