22 de Febrero
de 2024
Actualidad.

Choferes y empresas del sector en “pie de guerra” contra la reducción de ramales de la Línea 60

09. 12. 2019

Los trabajadores realizaron un paro la semana pasada, y denuncian que por la readecuación de recorridos se generaron malas condiciones laborales y perjuicios para los pasajeros. Apuntaron a las autoridades de Transporte de Cambiemos, que firmaron la medida a cuatro días de perder las elecciones. En tanto, empresas de colectivos de la zona norte también rechazan los cambios, y se unen para combatir el “monopolio” de Dota.

Diego Lanese / Especial para Gestión Sindical

A los pocos días que el frente Cambiemos pierda las elecciones presidenciales, la secretaría de Transporte nacional firmó una polémica resolución, que le permite al grupo Dota reducir los ramales de la Línea 60. La readecuación se hizo bajo el argumento de mejorar el servicio, pero es rechazada por los choferes, que afirman que empeora las condiciones de trabajo y perjudica a los pasajeros, ya que en algunos casos deben pagar un doble boleto. Por eso, la semana pasada hicieron un paro de actividades, ya que la medida está en vigencia desde principio de año.

A este reclamo se sumaron un grupo de empresas de transporte de la zona norte de la provincia de Buenos Aires, que aseguran que los nuevos trazos de la popular línea de colectivos los perjudica. La pelea, que une a choferes y firmas comunales del sector, deberá ser resueltas por las nuevas autoridades de transporte, ya que con los salientes funcionarios no se logró abrir un canal de diálogo. Los delegados de la empresa afirman que por reclamar mejores condiciones laborales tres de ellos fueron denunciados ante la justicia, lo que genera alarma, ya que la firma cuenta con antecedentes de denuncias penales que terminan en sentencia contra los choferes.

La semana pasada, los choferes de la Línea 60 hicieron un paro de 24 horas contra la readecuación de ramales, que redujo varios recorridos de la empresa, y fusionó otros. El plan había sido presentado ante la Secretaría de Transporte, que lo avaló a fines de octubre, luego de perder las elecciones nacionales. “La reducción de ramales se efectivizó a partir de diciembre, el grupo Dota recortó 12 de los 19 ramales”, sostuvo Santiago Menconi, delegado de los trabajadores.

En diálogo con Gestión Sindical, remarcó que la empresa “está aplicando mal la readecuación, porque por ejemplo los servicios de la cabecera Barracas que deberían llegar hasta San Isidro lo están haciendo llegar a Rincón. Los trabajadores están teniendo jornadas de 14 horas por este cambio”. Uno de los pedidos de los choferes es que se instaló una nueva cabecera, que no tiene ninguna condición para el descanso en los cambios de recorrido.

“La cabecera provisoria que pusieron en Barrancas de Belgrano no cuenta con ninguna condición de seguridad e higiene, es una garita de plástico ubicada en la plaza Bolivia, los choferes están a la intemperie sobre una bici-senda, no les dan espera”, explicó Merconi. Por eso, los delegados están yendo al lugar a garantizar esa espera, pero la empresa les hizo una causa penal a tres delegados, entre ellos a Merconi.

Otro de los puntos que los choferes critican es el perjuicio que los cambios generan para los pasajeros. “Con estos cambios muchos usuarios deben pagar dos boletos en lugar de uno, y esperar dos colectivos”, remarcó Merconi. Además, dijo, “deja a vecinos de barrios obreros y humildes, como las tunas Delfino en Pacheco, sin transporte”.

La semana pasada, en el marco del paro de actividades lanzados contra esta iniciativa, se volvieron a presentar los papeles respecto de los pedidos de los choferes, en los distintos organismos de transporte, incluyen en la Ciudad de Buenos Aires, que autorizó la cabecera de la plaza Bolivia. “Hasta ahora no nos dieron respuesta alguna, como vienen haciendo desde que se inició este conflicto, hay que aclarar que la readecuación se firmó cuatro días después que el gobierno perdiera las elecciones. Vamos a seguir luchando con las nuevas autoridades”, adelantó el delegado.

Por el momento, los choferes de la Línea 60 están en “estado de asamblea permanente”, y no descartan nuevas medidas de fuerza. En tanto, se sumaron al rechazo a esta medida varias empresas comunales del norte de la provincia de Buenos Aires, que se sienten perjudicadas por la medida tomada por la Secretaría de Transporte. Se trata de Micro Ómnibus Tigre SA, Micro Ómnibus General Pacheco, Expreso Parque El Lucero, Utenor, Azul SATA, Compañía Noroeste SA, Empresa de Transporte El Litoral SA, Línea 60 SA, Micro Ómnibus General San Martín y La Primera de Malvinas SA, que administran más de 20 líneas y que este lunes no cumplieron servicio entre las 13 y las 15, en protesta por la readecuación que benéfica a Dota.

En un comunicado, esas compañías aseguran que la resolución de último momento dictada por la Secretaría de Transporte del gobierno de Mauricio Macri “para beneficiar al grupo Dota, el mayor operador de servicios de transporte, perjudica gravemente al resto de las líneas urbanas provinciales y comunales de la zona norte del gran Buenos Aires”.

El malestar empresarial apunta a Dota y la empresa MONSA, que administra la línea 60, hizo que comenzaran a unirse empresas para tratar de frenar lo que consideran “un monopolio”. Fuentes del sector transporte le confirmaron a Gestión Sindical que “cuatro cámaras empresarios de la zona se unieron en una para contrarrestar el poderío de Dota”. Esta unidad se estrenó con la medida de fuerza de hoy lunes, realizada para “concientizar a la sociedad en general respecto de la grave situación generada”.

Las empresas además señalan que “sin perjuicio de las acciones administrativas y judiciales que ya hemos iniciado para que se revoque la medida adoptada, recurriremos sin demora a las nuevas autoridades de Transporte de la Nación, para que dejen sin efecto la injustificada medida dictada que solo favorece las conductas monopólicas del Grupo Dota”.

La resolución 152/2019 del Ministerio de Transporte de la Nación permite a Monsa, que opera la Línea 60, reducir 12 de los 19 ramales actuales, como lo pidió en septiembre pasado la empresa ante las autoridades de transporte.

Pese al rechazo que generó este plan de reducción en organizaciones vecinales y en los trabajadores, la cartera que comanda hasta mañana martes Guillermo Dietrich le dio el visto bueno a la baja de los recorridos, que se puso en vigencia en diciembre. Según el documento de la cartera de transporte, luego de haberse realizado “un análisis de dicha presentación, se ha reelaborado la propuesta de la empresa, a fin de adecuarla al diseño y necesidades actuales del sistema de transporte público por automotor de la región metropolitana de Buenos Aires”.

En consecuencia, el Ministerio de Trabajo autorizó “las siguientes modificaciones de parámetros operativos para la Línea 60: supresión total de los recorridos G, N y P; fusión de los recorridos F, H e I; fusión de los recorridos J y M; fusión de los recorridos K y L; fusión de los Recorridos Q, R y S; fusión de los recorridos Ñ y O; fusión de los recorridos T y U; y fusión de los Recorridos V y W”.

Temas relacionados / /
Suscribite a nuestro newsletter
Te puede interesar

Hacé tu comentario

Por si acaso, tu email no se mostrará ;)

Últimas Noticias en Zonales