25 de Junio
de 2022
Informes Especiales.

Casi el 60% de los trabajadores fue víctima de violencia o acoso en su ámbito laboral

17. 05. 2022

Son resultados de una encuesta realizada por un consorcio internacional, en conjunto con la UNDAV y una red de gremios.

Según datos de una encuesta realizada en el país, 6 de cada 10 trabajadores sufrieron violencia o acoso en su lugar de trabajo en el último tiempo. Los resultados marcan que de esos empleados que vienen padeciendo este problema, a la mitad le está pasando en momentos que realizaron el sondeo, uno de los primeros de su tipo, y que contó con la participación de una universidad nacional y una red de gremios.

Los resultados fueron publicados este año, y mostraron que pese a los esfuerzos realizados en este tiempo, se está lejos de solucionar el problema del acoso o violencia laboral.

«Entre los tipos de violencia estudiados, la violencia psicológica fue la más mencionada, por encima de la violencia física y sexual», alertó el reporte, que además alertó sobre un grave componente de género en esta situación, ya que los varones, a diferencia del género femenino y otros, «mantiene una situación de menor vulnerabilidad en casi todas las variables analizadas».

Los gremios creen que la adhesión del país al convenio 190 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), ratificado en febrero de este año.

El informe «Trabajar sin violencias. Aportes del sector sindical en Argentina» fue elaborado por la denominada Iniciativa Spotlight, una alianza global de la Unión Europea y las Naciones Unidas para erradicar este flagelo, que junto a la Universidad Nacional de Avellaneda (UNDAV) y Red Nacional Intersindical contra la Violencia Laboral trabajaron el año pasado con este primer panorama del tema, que gana lugar en las distintas agendas.

En el mismo se consolidó como dato que el 30 por ciento de los trabajadores está sufriendo acoso o violencia, número que sube al 60 por ciento si se extiende en el tiempo.

Estos datos, afirman el reporte al que tuvo acceso Gestión Sindical, «están en sintonía con los estudios cuantitativos recientes que abordan la problemática». Sobre los tipos de violencia, prevalece la psicológica por encima de la violencia física y sexual.

CONVIRTIERON EN LEY UN CONVENIO DE LA OIT SOBRE VIOLENCIA Y ACOSO EN EL ÁMBITO DEL TRABAJO

«El 78 por ciento de los casos de violencia corresponden a casos de violencia psicológica, seguido de situaciones ligadas a la discriminación con un 67 por ciento, y, finalmente, los casos de violencias de índole sexual (52 por ciento) y física (35 por ciento)», describió el trabajo.

El trabajo en conjunto busca ser una herramienta para entender los principales aspectos de la problemática de la violencia y el acoso, en el marco de los esfuerzos que vienen haciendo los gremios para frenar su incidencia.

En este sentido, gracias a la encuesta se puede ver una especie de perfil del quien ejerce violencia, donde “el personal jerárquico superior juega un rol determinante en la violencia de tipo psicológico y de discriminación, aunque en esta última el peso relativo de las personas de igual rango se acerca al de quienes ocupan cargos superiores».

En tanto, la violencia física «generalmente proviene de clientes y clientas, usuarios y usuarias, etc., especialmente la referida a golpes, empujones y/o amenazas físicas». «Es preciso señalar que el perfil de las víctimas de estas violencias son principalmente mujeres y de género no binario», se indicó.

Posibles soluciones

Para erradicar la violencia laboral, la OIT tiene como principal herramienta el convenio 190, al que el país se sumó en febrero, luego de varios años de esfuerzo realizado por los gremios. En concreto, la Red Nacional Intersindical contra la Violencia Laboral, que nuclea a más de 100 organizaciones de las tres centrales obreras, estuvo 10 años trabajando en la materia.

En una charla esta semana en la Feria del Libro, convocada por la CTA Autónoma y el Observatorio del Derecho Social, Alicia Yanczuk destacó este trabajo. «Nosotros empezamos hace alrededor de 10 años a trabajar con el Ministerio de Trabajo, firmando un acta compromiso para un ambiente de trabajo libre de violencia», recordó.

FEDUN PARTICIPÓ DE UNA CAPACITACIÓN DEL CONVENIO DE LA OIT SOBRE IGUALDAD DE GÉNERO

Además de este instrumento, la red busca otras formas de prevenir y atacar estas situaciones. En este sentido, en el trabajo se expusieron algunas de las propuestas presentadas por los encuestados, que entre otras cosas requieren «formar equipos específicos/interdisciplinarios para el tratamiento de situaciones de violencia», elaborar procedimientos y protocolos para atender las situaciones de violencia y desarrollar y profundizar acciones de capacitación y sensibilización.

El convenio 190 estableció varios planes en el marco del Ministerio de Trabajo nacional, entre ellos el llamado Programa de Fortalecimiento del Liderazgo de las Mujeres y Diversidades Sexuales en las Organizaciones Sindicales, Observatorio sobre Violencia Laboral, Qualitas 190 y la Oficina de Asesoramiento sobre Violencia Laboral.

Componente de género

Una de las cuestiones que esta encuesta confirmó es que la violencia y el acoso laboral tiene un alto componente de género. Es que las mujeres suelen ser las víctimas más comunes de este flagelo.

«La condición de género es uno de los puntos centrales de los analizados en este trabajo. El género masculino, a diferencia del femenino y otros, mantiene una situación de menor vulnerabilidad en casi todas las variables analizadas», afirmó la encuesta.

Además, los responsables hallaron que «las mujeres y personas no binarias indican que su género influye de manera negativa en el trato recibido». «Un 28 por ciento de ellas considera que su identidad de género influye de manera negativa, mientras que un 20,6 por ciento señala que lo hace de forma positiva. Las variables en las que se visualiza el ‘trato recibido’ se vinculan al tipo de vínculo diario, el tipo de trabajo que se les asigna y la obtención de ascensos», destacaron.

En tanto, en relación a esto último, «el 30 por ciento de las personas de género no masculino expresaron que su identidad de género afecta negativamente su movimiento ascendente al interior del ámbito laboral».

La figura mayoritariamente señalada como ejecutora de estas situaciones de violencia de género en el trabajo es la del personal superior jerárquico, cargo ocupado mayoritariamente por personas de género masculino (52,9 por ciento) por sobre personas de género femenino (43,6 por ciento)”, completó el reporte.

«Estos datos marcan la importancia de la dimensión y perspectiva de género para la detección, prevención y abordaje de estas violencias», concluyó el informe.

Suscribite a nuestro newsletter
Te puede interesar
Últimas Noticias en Zonales