miércoles 24 de abril de 2019
Inicio / Actualidad / Balance del #4A: sin acuerdo aún para un paro, el consenso gira en torno al rechazo al gobierno

Balance del #4A: sin acuerdo aún para un paro, el consenso gira en torno al rechazo al gobierno

La conducción de la CGT estuvo presente en la jornada, luego de varios días de presiones. Sin embargo, insistió con la falta de consenso para llamar a una medida nacional. El Frente Sindical en cambio tendrá un plenario la semana próxima y podría definir una medida por su cuenta. En donde no hay diferencias es en las críticas a las políticas oficiales: “este modelo lleva dolor al Pueblo”.

Y un día, la movilización llegó. Luego de varios pedidos y mucho debate, el movimiento obrero organizado se movilizó contra las políticas económicas y sociales del gobierno de Mauricio Macri, en el marco de una jornada multitudinaria, que el mal clima que se instaló en la Ciudad de Buenos Aires a media mañana no pudo desactivar.

Con matices, todos los sectores gremiales dijeron presente en la jornada, pedida por sindicatos industriales pero que fue sumando adhesiones de la mano del descontento por la realidad que viven los trabajadores. Incluso la conducción de la CGT tuvo que ceder ante las presiones, y sumarse a la masiva movilización. Con fuertes críticas al modelo actual, “gordos”, moyanistas, las distintas versiones de la CTA y los movimientos sociales dijeron presente en los distintos puntos donde se realizaron actividades.

Durante todo el día, la posibilidad de un paro nacional sobrevoló a la dirigencia, que no pudo escapar al reclamo de las bases. Incluso los integrantes de algunas de las columnas llevaron banderas donde exigían la medida. Como no hubo oradores ni acto central, las columnas se fueron disgregando por la tarde, en diversas actividades. En el Congreso el Frente Sindical por el Modelo nacional Respaldó una serie de proyectos presentados en el Congreso. La conducción de la CGT estuvo en la movilización, y ponderó la contundencia de la medida. La discusión que se viene gira en torno al paro nacional que pierde fuerza por la falta de consenso. Los puntos de acuerdo están claros: el no a las políticas del macrismo.

La jornada de lucha tuvo varias convocatorias, y ante la ausencia de un acto central –algunas versiones indican que hubo miedo al “efecto atril”, cuando las bases desbordaron la seguridad y tomaron el escenario allá por 2016 al grito de “paro nacional” –los diversos sectores se fueron diferenciando en distintas columnas.

La marcha principal unió Plaza Miserere con el Congreso, para apoyar una serie de medidas propuestas por el sector industrial. Allí fueron la conducción de la CGT y el Frente Sindical de Hugo Moyano, que junto a la Corriente Federal forman el sector combativo de la CTG. No coincidieron en la marcha, lo que marcó que las diferencias todavía son grandes

“Todos los que estamos acá manifestándonos entendemos que en octubre tiene que haber un nuevo gobierno, que retome el camino del crecimiento y la generación de trabajo genuino con justicia social. Las políticas económicas no deben someter al hambre a los trabajadores y sustentarse en el endeudamiento y la fuga los recursos del país”, manifestó el secretario General de la FEDUN, Daniel Ricci, durante la jornada de lucha.

“Esta marcha es más contundente que 10 paros”, buscó enfriar la protesta Héctor Daer. En la previa, desde la sede de Azopardo se mostraron en contra de un paro nacional, ya que consideraron que no hay consenso”.

Pero Pablo Moyano y el resto de los dirigentes que lo acompañan creen lo contrario. Desde el Frente Sindical le adelantaron a Gestión Sindical que la semana que viene habrá un plenario de delegados de este espacio, donde se analizará “un plan de lucha”. “todo indica que las medidas terminarán con una protesta nacional, que esperemos sea apoyada por la CGT”, aseguró uno de los dirigentes presentes en la marcha de este jueves. La idea de hacer una protesta sin la central obrera no entusiasma ni a los más combativos. “Sin ellos es muy difícil”, admiten.

Si el paro genera distancias, las críticas al modelo del gobierno nacional son un punto de encuentro. Allí todos los espacios fueron contundentes, y esperan que en octubre haya una victoria electoral opositora. “Fue una jornada multitudinaria de nuestro Pueblo, que desbordaron las calles para decirle a Macri que este modelo de país que sigue beneficiando al sector financiero multinacional y las trasnacionales, trae cada días más dolor a nuestro pueblo”, sostuvo Pablo Spataro, secretario general de la CTA Autónoma de Capital Federal.

Esta central participó por primera vez de la movida, ya que en otras ocasiones –como la marcha contra la reforma laboral –realizó junto a gremios clasista una jornada de lucha propia. “Todos los días suben las tarifas, los alimentos, la deuda, lo único que no suben son los salarios, porque en el país la mitad de los trabajadores gana menos de 20 mil pesos”, resaltó Spataro, el diálogo con Gestión Sindical.

Uno de los ejes de la movida de esta fracción de la CTA fue el aumento de la pobreza, que el mismo INDEC confirmó la semana pasada. “Uno de los planteos que realizamos nosotros es que se sancione la ley de emergencia Alimentaria, porque en este país que produce alimentos para 400 millones de personas son cada vez más las familias que comen una vez al día o espaciado. lo primero que hay que solucionar es el hambre”, remarcó el dirigente.

Las distintas miradas de cómo enfrentar al gobierno de aquí en adelante fueron parte del análisis inmediato que se abrió luego de la protesta. Las diferencias dentro de la CGT también aparecen en otros espacios, y la posibilidad de hacer una protesta sin la dirigencia de Azopardo hoy parece lejana.

“Nosotros venimos trabajando desde hace mucho tiempo para profundizar los niveles de unidad, creemos que ante la emergencia que está viviendo el conjunto de los trabajadores tenemos que ponernos de acuerdo en un valor común: este modelo es un retroceso”, dijo Spataro, sobre como continuará esta incipiente unidad. Desde la CTA Autónoma aseguran que “seguiremos alentando escenarios que logren masividad, que junten grandes mayorías que logren ponerle un límite a este gobierno”.

Junto con los gremios, los movimientos sociales también llevaron su batería de reclamos a la jornada, y se quejaron de que el Ministerio de Desarrollo Social no cumplió su compromiso de recibirlos la semana pasada, como se había pactado. Se hicieron presentes en la jornada integrantes de Barrios de Pie, la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP), la Corriente Clasista y Combativa (CCC) y el Polo Obrero, quienes marcharon junto a los sindicatos combativos. Un grupo intentó acampar frente a la cartera social, lo que generó un fuerte despliegue policial. Estos grupos llevaron su agenda de pedidos, y criticaron la falta de respuesta luego de la jornada de lucha de hace dos semanas.

“Lo que se paga en intereses de deuda es tres veces lo que se invierte en educación y cultura, o 16 veces lo que se invierte en ciencia y tecnología. Está clara cuál es la prioridad para este gobierno”, se quejaron.

También podría interesarte

El gobierno suspendió la paritaria de los docentes universitarios, que respondieron con un paro

Los gremios del sector criticaron la decisión del Ministerio de Educación de posponer el segundo …



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *