lunes 15 de octubre de 2018
Inicio / Fuera de Megáfono / Ante el desconcierto del peronismo, la CGT se aleja del plano político y se centra en su interna

Ante el desconcierto del peronismo, la CGT se aleja del plano político y se centra en su interna

La dirigencia de despega de la pelea interna del PJ, a la espera que haya señales claras del rumbo que se tomará. Por eso, no acompañarán públicamente los lanzamientos de candidaturas o liderazgos. En cambio, se pondrán a trabajar en la unidad interna. El triunvirato sumó apoyos esta semana y prepara una cumbre para ratificar su conducción.

Diego Lanese / Especial para Gestión Sindical

Luego de volver a reunirse con autoridades del gobierno, los integrantes del triunvirato que conduce la CGT se mostraron frustrados. No sólo el aumento de un 25 por ciento del mínimo, vital y móvil fue un rotundo fracaso en el marco del nuevo encuentro del Consejo del Salario. Además, ni siquiera lograron una postura común, ni dentro de la central ni afuera. El cada vez mayor rechazo a las políticas oficiales no logra unificarse en una única línea, y la conducción cegetista está preocupada. Por eso decidió ponerse a trabajar duro en la cuestión interna, dejando de lado su acercamiento al peronismo, el espacio político que busca convertirse en la principal oposición al oficialismo, pero que no logra, igual que la CGT, una línea de conducción. En estas horas, los problemas judiciales que sobrevuelan a la ex presidenta Cristina Fernández de Kirhchner, y la ausencia de un líder que pueda reemplazarla dentro del justicialismo hacen que el futuro inmediato del peronismo “sea una incógnita”. Ante esto, La dirigencia toma distancia y se apresta a trabajar en sus propios problemas. A fin de mes, una cumbre ratificará el triunvirato como conducción, y otra vez se habla de una ruptura con el moyanismo y la Corriente Federal.

Los problemas en el peronismo, que no logra unidad para pensar en 2019, hacen que la CGT decida alejarse un poco de la interna. La foto de la ex presidenta con Hugo Moyano y otros dirigentes sindicales marcó un acercamiento que en Azopardo calificaron de “inoportuno”. En la cumbre de Cañuelas, organizada por el gremio SMATA, se vio a parte del movimiento #21F, que en estos días sumó a la dirigencia mecánica, que hace un tiempo viene denunciando las políticas anti industriales del gobierno nacional. Pero en la CGT no creen que el camino sea sumarse a un espacio, incluso dentro del peronismo, con Cristina Fernández como referente. “Parece que puede terminar en ‘cana’, no es la indicada para liderar un peronismo opositor”, le dijo a Gestión Sindical una fuente cegestita.

Los problemas judiciales de la ex presidenta se suman a la falta de apoyo de otros dirigentes, en especial gobernadores, que hace que los sindicatos se alejen de cualquier espacio que tenga algo de K. “Hay mucho desconcierto en el peronismo, no hay rumbo ni conducción, a muchos les conviene que esté así, pero nosotros queremos una alternativa el año que viene”, agregó esta fuente.

El gran problema que aparece a la vista –en el peronismo y la CGT –que más allá de Cristina Fernández es difícil encontrar un dirigente que sea capaz de unir a los sectores, y derrotar a Cambiemos. Por el momento ni los gobernadores, ni la dirigencia por dentro y fuera puede construir una alternativa. Y los gremios prefieren mirar de costado. Prueba de este es que este jueves, en el lanzamiento de la candidatura presidencial de Miguel Ángel Pichetto, casi no hubo referentes sindicales, ni nacionales y de la provincia de Buenos Aires. Si bien se especulaba con la presencia de algún referente de gremios de peso como el mercantil, la UTA o incluso camioneros, el lanzamiento realizado en La Plata tuvo poco color sindical. “Casi no hubo presencia de los gremios, ni siquiera de las regionales platenses. Fue bastante austero”, remarcaron fuentes de la organización, consultadas por Gestión Sindical.

En la previa se habló de que el senador “heredaría” la estructura de gremios que en algún momento se alineó con Sergio Massa, pero que su acercamiento a Margarita Stolbizer el año pasado terminó de frustrar. Se trata de gremios alejados del peronismo por su enfrentamiento con los Kirchner, que vieron en Massa un posible sucesor dentro del PJ. En un momento, estuvieron los gastronómicos de Luis Barrionuevo, cuya familia política trabaja activamente en el Frente Renovador. Además, se contaban a la UTA y La Fraternidad, además de otras organizaciones. Pero todos brillaron por su ausencia en el lanzamiento de Pichetto. “El espacio colapsó, no quedó bajo ninguna conducción”, admitieron.

Con este panorama, la dirigencia se centrará en los próximos días en tratar de reforzar el poder del triunvirato, amenazado por los grupos rebeldes, pero que ahora están aislados, en especial porque la movida de Moyano y compañía de acercarse al kirchnerismo se dio en medio de los escándalos por las coimas y las detenciones de funcionarios y empresarios. Sin el moyanismo y la Corriente Federal, la conducción buscará que los integrantes del Movimiento de Acción Sindical Argentino (MASA) formalicen su vuelta a la central obrera, y fortalezcan la actual conducción. Además, habrá referentes de la UOM, y se espera que la fracción que comió con Ramón Ayala en las 62 Organizaciones Peronistas participe de alguna forma. La idea es mantener hasta el 2020 a Héctor Daer, Juan Carlos Schmid y Carlos Acuña, ante la falta de acuerdo para nombrar a un secretario general. El avance de los sectores más radicales, que candidateaban a pablo Moyano y Sergio Palazzo para la conducción, parecen tener frenado su avance, y el sector que encabezan “gordos” e “independientes” se consolidan para lo que viene en la central.

Ante esto, los referentes del #21F analizan los pasos a seguir. Desde la Corriente Federal confirmaron a este portal que se reunirán el próximo martes con referentes de camioneros y otros dirigentes (como Omar Plaini, de canillitas) para ver qué actitud toman ante la convocatoria de la CGT, que lo que hace es clausurar la posibilidad de un confederal que elija un secretario general y termine con el triunvirato. En este punto hay ideas separadas respecto de la respuesta a este tema. Los más cercanos a Pablo Moyano afirman que habría que consolidar el espacio “rebelde”, y junto a las dos CTA y los movimientos sociales mantener activo el rechazo a las políticas del oficialismo. Pero la Corriente Federal no quiere romper con la central obrera Ni hace dos años, cuando se forjó la conducción compartida, este espacio dejó la CGT, y por el momento no piensa cambiar de postura. Luego del martes se sabrá si hay una nueva ruptura o si el espacio lleva sus reclamos a la sede de la Unión Ferroviaria, donde la central obrera comenzará a escribir su futuro cercano.

También podría interesarte

Histórico trabajador estatal y delegado de UPCN muere tras fuerte discusión con funcionario de Vidal

La semana pasada Carlos Valledor de 64 años, le planteó una cuestión laboral a Leopoldo …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *