10 de Agosto
de 2022
Fuera de Megáfono.

A pesar de la presión gremial, Massa y el bloque de Pichetto garantizarían la aprobación del presupuesto macrista

27. 09. 2018

Esos sectores aseguran que “escuchan” los reclamos sindicales. Sin embargo, no cambian su acuerdo político con el Gobierno.

“Creemos que el Gobierno tiene que tener su presupuesto y que va a salir, lo que no significa que vayamos a aprobarlo a libro cerrado o avalar un ajuste impiadoso”. Con estas palabras, el diputado nacional Marco Lavagna, referente económico del Frente Renovador que conduce Sergio Massa, deja abierta la puerta para que el Gobierno de Mauricio Macri logre su objetivo de que el proyecto se convierta en ley.

Sin lugar a dudas, las declaraciones del legislador llegan en un momento justo, porque más allá de las diferencias que su bloque marcará con la iniciativa original, en los despachos de la Casa Rosada empiezan a respirar con alivio al percibir que el grueso del texto podrá ser aprobado, teniendo en cuenta que también surgieron respuestas en ese mismo sentido por parte del llamado “peronismo dialoguista”.

En ese sentido, el diputado del bloque justicialista, Diego Bossio, coincidió con Lavagna en que su bloque “escucha a todos”, y que sigue de cerca los planteos de los gremios. Es que tanto la CGT, como el moyanismo, las dos CTA y los movimientos sociales que impulsaron el paro de ayer y participaron de la multitudinaria marcha del lunes, le reclaman a las bancadas opositoras que no voten el presupuesto, teniendo en cuenta los ajustes que, con el visto bueno del FMI, caerán sobre las espaldas de gran parte de la población.

Lavagna destacó que la voluntad del FR “es discutir el Presupuesto, sentarnos, que nos escuchen y negociar buscando que el Gobierno tenga la ley, pero hay que mejorarlo y pelearlo hasta último momento”. Y agregó: “Es importante escuchar a todos los sectores. Pero nuestro trabajo va a ser el mismo. Creemos que el Gobierno tiene que tener presupuesto”.

Entre los puntos que planteará el equipo económico de Massa, con la colaboración de Diego Bossio, es la creación de un sistema de crédito no bancario de $ 12.500 millones para llegar a 500.000 personas con créditos para máquinas y herramientas (a tasas de hasta el 5 % anual), una actualización automática de las partidas de niñez en función de la inflación, el congelamiento del precio de los 11 productos esenciales de la canasta básica por 6 meses, y la creación de un Fondo de Fortalecimiento de la Sociedad Civil, destinado a encarar programas de contención social.

Por otra parte, el “peronismo dialoguista” en el Senado también muestra señales de que el presupuesto se aprobará, aunque destacan que la “gran negociación” se dará en Diputados. “Todo lo que tenga que acordarse va a acordarse en Diputados. Si [el presupuesto] sale ahí, es muy difícil que no salga en el Senado”, dijo un integrante de la bancada que lidera Miguel Ángel Pichetto.

Como una manera de meter presión, desde Cambiemos sostienen que “la de los sindicatos es una posición más política que técnica, y lo que estamos haciendo ahora es discutir técnicamente el presupuesto”. Lo dijo el diputado de Pro y titular de la comisión de Presupuesto, Luciano Laspina. Y agregó: “No creo que cambie el sentido del acuerdo político para que tengamos un presupuesto equilibrado ni lo ya firmado por una docena de gobernadores de la oposición”, en referencia al pacto fiscal que ingresará a la Cámara baja esta semana junto con el proyecto de presupuesto.

Suscribite a nuestro newsletter
Te puede interesar
Últimas Noticias en Zonales