09 de Diciembre
de 2021
Actualidad.

A 12 años de la tragedia de Rio Turbio, ATE continúa el reclamo por justicia y una política energética soberana

15. 06. 2016

Quienes vaciaron la empresa, verdaderos responsables del hecho, no fueron enjuiciados. Fallecieron 14 trabajadores.

El 14 de junio de 2004 una explosión en la mina de Río Turbio provocó la muerte de 14 trabajadores. Quienes vaciaron la empresa, verdaderos responsables del hecho, no fueron enjuiciados. Continúa latente la bronca ante tanta impunidad y se renueva el reclamo por la puesta en funcionamiento de la Central Termoeléctrica a Carbón bautizada “14 mineros”, en homenaje a las víctimas.

Aquella noche de junio el fuego habría comenzado como consecuencia de un chispazo en uno de los rodillos de la cinta transportadora que sacaba el carbón a la superficie. Al incendio en paredes y vigas se sumaron derrumbes en la galería. En aquel momento había 43 mineros trabajando.

Auge y declive de YCF
En 1958, mediante decreto presidencial, se creó YCF (Yacimientos Carboníferos Fiscales), ente encargado de la explotación de las minas de carbón de la cuenca del Río Turbio. Con altos y bajos, hasta la década del 90´ funcionó como una empresa estatal testigo en materia de producción energética.

El declive comenzó cuando el entonces presidente Carlos Menem privatizó YCF mediante el decreto 988 de 1993. La concesión fue ganada por un consorcio liderado por el grupo Taselli, un conglomerado de empresas que llegó a incluir a Aceros Zapla, Materfer, Massey Fergusson y Ferrocarriles Metropolitanos (Líneas Roca, San Martín y Belgrano Sur). En el caso de YCF la compañía recibió un subsidio estatal de 22,5 millones de dólares durante 10 años.

“Se trató de un proceso de destrucción y vaciamiento por el cual pesan numerosas denuncias contra quien estuvo al frente de la privatización, Sergio Taselli. El empresario está acusado de defraudación y por haber comprado de manera ficticia maquinaría”, explicó ATE a través de un comunicado.

Privatización, fraude y ausencia de controles
Si bien el trabajo bajo cerro es una de las actividades de mayor riesgo, en Rio Turbio no se trató de un accidente. Desde un primer momento la Asociación Trabajadores del Estado reclamó una investigación judicial que diera con los verdaderos responsables políticos de la tragedia.

La empresa, cuya concesión había sido otorgada al empresario Sergio Taselli, estaba bajo el control del Estado Nacional pero la provincia tenía el poder de policía de trabajo, bajo la intervención de Eduardo Arnold. Esa autoridad de control pasó por alto todas las denuncias de los delegados de ATE sobre la falta de seguridad producto de la desinversión de Taselli y compañía.

“En la actualidad, gracias a la organización de los trabajadores, la mina se encuentra en funcionamiento y produciendo. El proyecto incluso se amplió con la construcción de una Central Termoeléctrica a Carbón bautizada ‘14 mineros’, en homenaje a las víctimas”, aseguran desde ATE.

Soberanía energética o dependencia
Sin embargo, hoy en día miles de puestos de trabajo y una fuerte inversión económica por parte del Estado están en jaque por el congelamiento del proyecto. Es que luego de una inversión millonaria por parte del Estado nacional -es decir del conjunto de la sociedad- el actual Gobierno pretende paralizar la Central, y hasta incluso importar carbón desde Chile para proveerla.

«Por todo esto, hoy más que nunca recordamos a los 14 compañeros que murieron en aquella tragedia, y a la vez exigimos juicio y castigo a los responsables políticos del vaciamiento de YCF. De la misma manera demandamos la puesta en marcha de la Central porque somos conscientes de que lo que no genera soberanía, profundiza la dependencia», finaliza el comunicado de ATE.

Temas relacionados / /
Suscribite a nuestro newsletter
Te puede interesar
Últimas Noticias en Zonales