domingo 16 de junio de 2019
Inicio / Actualidad / Vagones afectados por material cancerígeno: alertan que 334 mil usuarios se podrían quedar sin una línea de subte

Vagones afectados por material cancerígeno: alertan que 334 mil usuarios se podrían quedar sin una línea de subte

Metrodelegados alertan sobre “situación crítica” de la Línea B por los coches afectados por asbesto. El gremio asegura que no se puso en marcha un protocolo para quitar las piezas contaminadas, lo que hace que haya muchas formaciones fuera de servicio. Si no se resuelve este tema, la línea podría colapsar por falta de lugar para estacionar los trenes. “El servicio se paralizará y será responsabilidad de la empresa”, remarcaron. Esta semana hubo una serie de audiencias para intentar destrabar el conflicto.

Diego Lanese / Especial para gestión Sindical

Desde marzo de este año, los trabajadores de los talleres Rancagua y Urquiza de la Línea B de subtes realizan retenciones de tareas en reclamo de medidas de seguridad. En esos lugares están los coches con piezas contaminadas con asbesto, que fueron retirados luego de una denuncia de los metrodelegados. La medida de fuerza es por la falta de un protocolo para trabajar con esas piezas, para su retiro y reemplazo por otras sin ese material, que está prohibido en nuestro país desde hace casi dos décadas, y que puede afectar seriamente a quienes pasan un tiempo expuestos. Por esta situación, muchas de las formaciones quedaron fuera de circulación, lo que pone en riesgo el servicio, ya que si hay 15 trenes sin funcionar no hay lugares donde albergarlos.

Al borde del colapso

Por el momento, la línea está en “alerta naranja”, y si llega a la alerta roja se paralizará completamente. “Será responsabilidad de la empresa Metrovías y SBASE”, dicen desde la Asociación Gremial de Trabajadores del Subterráneo y Premetro (AGTSyP), que propusieron un protocolo de procedimiento para trabajar con las piezas contaminadas. Esta semana hubo dos audiencias para intentar llegar a un acuerdo, y evitar el colapso del servicio.

El sindicato recordó que en todos los subtes del mundo se está retirando e material con asbesto, una tarea “que lleva años”.

Luego de la denuncia de los metrodelegados respecto a la presencia de asbestos en formaciones compradas al metro de Madrid, varios coches fueron retirados. Primero fueron los vagones CAF 5000, pero más adelante comenzaron a salir de servicio los coches Mitsubishi. Pero el retiro no incluye medidas de seguridad para los trabajadores que manipulan esas piezas, lo que hizo que se comience la retención de tareas.

Advertencia

“Estamos trabajando pero no tocamos las piezas con asbesto.”, confirmó el secretario de Salud Laboral de los metrodelegados, Francisco Ledesma. A partir de esta medida, tomada en marzo, varias formaciones quedaron fuera de uso. “Como aparecen más piezas, vamos ampliando la retención de tareas. Pero si llegamos a 15 trenes parados, la línea colapsa”, le dijo Ledesma a Gestión Sindical.

En este momento, la línea B está en “alerta naranja” por la cantidad de formaciones paradas. A partir de las 15, no hay lugares para estacionar los trenes, y eso no permite que se preste servicio. “Pedimos que nos hagan un lugar en los talleres, con una burbuja que cubra el tren para formar una área segura, una sucia y una intermedia para poder trabajar. La empresa no hizo nada”, dijo Ledesma. “Se va a paralizar el servicio, y es responsabilidad será de la empresa”, agregó el dirigente sindical.

Cómo sigue

Esta semana hubo una audiencia entre SBASE, Metrovías, los gremios, la Agencia de Protección Ambiental, la Subsecretaría de Trabajo y el Ministerio de Salud porteños, entre otros.

Según confirmó Ledesma, no hubo mayores avances. En ese encuentro, los metrodelegados pidieron un cronograma de reemplazo de cada pieza que tiene asbesto declarado por una que no contenga la sustancia. La semana que vienen habrá una inspección en el taller Rancagua, y para esa fecha ese cronograma de análisis y reemplazo de piezas deberá estar resuelto.

Además, el gremio propuso un protocolo provisorio de trabajo para evitar el contacto de trabajadores y pasajeros. El material, denominado “Propuesta de procedimiento Preventivo en los Trabajos con Amianto”, indica que “ante la presencia del amianto se adoptarán todas las medidas preventivas que se consideran necesarias a los fines de evitar la formación, dispersión y traslado de fibras que está comprobado generan patologías”.

El manual, al que tuvo acceso Gestión Sindical, genera medidas para la ventilación de las zonas de trabajo, el retiro y la señalización de piezas, además de los elementos necesarios para manipular estos elementos.

Cronología de los hechos

Hace unos 15 meses la AGTSyP hizo las primeras denuncias por la presencia de asbesto, un material contaminante incluido en la lista de productos cancerígenos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), en coches comprados a España.

Esto fue confirmado por un estudio de la Universidad Nacional del Sur (UNS), a través de su Centro de Geología Aplicada junto a la Comisión de Investigaciones Científicas de la provincia de Buenos Aires.

Este trabajo concluyó que había rastros de asbesto en los coches en los coches Mitsubishi de la Línea B, los Gee-Caf de la Línea E, los Nagoya y General Electric de la Línea C, en los Fiat de la E, en los Siemens de la H, en el techo del cuarto de descanso de conductores del Premetro, y en frenos de escaleras mecánicas, principalmente de la línea E y D.

“En este momento hay dos flotas en la línea B, pero a medida que vamos descubriendo que hay piezas con asbesto van saliendo de circulación. Nosotros le planteamos a Metrovías que deben comprar una flota nueva. Además, cambiar piezas con asbesto por otras libres del material sale más caro que tener una nueva”, analizó Ledesma.

Conflicto trabado

Por lo pronto, la semana que viene habrá una nueva audiencia para intentar acercar a las partes, y crear este protocolo que reclaman los trabajadores. Además, en ese encuentro deberán formalizar una serie de estudios que deben hacerse a los empleados, para determinar si tuvieron contacto con el material y si tienen algún síntoma de problemas de salud.

En este punto surgió una fuerte controversia porque la AGTSyP quiere que esos análisis sean revisados por especialistas del Instituto Raúl Vaccarezza, que se dedica a las vías respiratorias. Pero en la audiencia de esta semana Metrovías anunció que esos resultados iban a ser analizados por una empresa privada, que funcionaría como una auditoría externa. Esto generó malestar entre los trabajadores.

En tanto, desde la Superintendencia de Riegos del trabajo (SRT), que forma parte de la comitiva, adelantaron que la maniobra de la empresa “es ilegal”. “No se puede encargar esos estudios a privados, y menos sin certificación de la forma en que hacen los estudios”, le remarcó una fuente del organismo a Gestión Sindical. En el Vaccarezza trabaja Lilian Capone, una de las expertas en la materia más destacada, quien es además secretaria de Salud Laboral de la CTA de los Trabajadores.

La línea con mayor cantidad de usuarios

Según datos de la propia empresa Metrovías, la Línea B es la que más pasajeros transporta: tiene un promedio de 334 mil usuarios diarios en días hábiles, lo que representa el 26% del total de las personas que se trasladan por subte en Buenos Aires.

También podría interesarte

Visitadores médicos lanzan un plan de lucha contra los despidos y el ataque a su gremio

Desde la Asociación de Agentes de Propaganda Médica (AAPM) iniciaron una serie de protestas contra …



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *