07 de Diciembre
de 2022
Actualidad.

Un sector de los municipales bonaerenses no marchó con la CGT y prepara protesta propia

22. 08. 2022

La Federación de Sindicatos Municipales Bonaerenses hará una jornada de lucha el 30 de este mes, en reclamo de mejoras laborales a los intendentes.

Los municipales de la provincia de Buenos Aires no se movilizaron el jueves pasado junto a la CGT, en la primera marcha realizada en la era del Frente de Todos. El sector decidió organizar su propia jornada de protesta para fin de mes, en donde le pedirán a los intendentes y al gobernador, Axel Kicillof, que cumplan con las mejoras salariales y laborales que se vienen reclamando, y que mantienen a los empleados de las comunas entre los más castigados por la actual crisis.

La idea de la Federación de Sindicatos Municipales Bonaerenses (FESIMUBO) es mostrar el descontento por la falta de cumplimiento de la ley de paritarias, aprobada en 2014, y pedir sacar a los salarios «de la línea de pobreza». Además, la marcha se da en momento que hay una fuerte migración de gremios a la entidad, ante la fractura de la vieja federación.

La jornada de protesta de la FESIMUBO tendrá lugar el próximo miércoles 30 de agosto, cuando se movilicen desde Avenida de Mayo y 9 de Julio hasta la Casa de la provincia de Buenos Aires. La decisión se tomó primero en un plenario de dirigentes realizado a comienzos de mes en La Plata, donde se acordó la jornada, y luego en Morón donde se puso la fecha, tendrá como reclamo principal la reapertura de paritarias.

17A: Una marcha de un sindicalismo dividido y preocupado por el ajuste que se cierne sobre el horizonte

Además exigirán otras reivindicaciones como «cumplimiento de la ley 14.656, convocatoria al Consejo Provincial del Empleo Municipal, y modificaciones de las Asignaciones Familiares». Además, habrá reclamos vinculados con la situación de las jubilaciones del sector, la actualidad del Instituto de Provisión Salarial y la atención deficitaria de la obra social IOMA.

«Vamos a marchar por el descontento de la situación, y para que los intendentes tomen nota respecto de esta realidad», le dijo a Gestión Sindical un dirigente de la FESIMUBO. En la entidad que lidera Rubén «Cholo» García remarcaron que «hay muy pocos salarios municipales que están por encima de la línea de pobreza». «La mayoría tienen sueldos que apenas alcanzan a superar ese estándar, gracias a horas extra o presentismo», detallaron.

Respecto a la ausencia del sector en la jornada de movilización de la CGT, el mismo dirigente consultado confirmó: «Preferimos concentrarnos en nuestra jornada, no mezclar las cuestiones, porque nosotros tenemos reclamos muy puntuales a los intendentes e incluso al gobernador, y queremos que nos escuchan».

Rumbo al #30A

Luego de anunciar la medida, la dirigencia de la FESIMUBO organizó una serie de encuentros en toda la provincia, que comenzaron esta semana en Morón, donde un grupo de 40 sindicatos dieron forma a la jornada de protesta bautizada #30A.

Encabezada por García y Carlos Rodríguez, secretario de regionales de las entidades, se preparó la logística de la jornada, porque la idea es que haya representación de los 135 municipios de la Ciudad de Buenos Aires en la movilización.

En este contexto, la federación declaró el «estado de alerta y movilización» para preparar la jornada de movilización y remarcaron que en varias oportunidades se pidieron audiencias con Kicillof o alguno de sus funcionarios para intentar dar respuesta a estos reclamos, pero hasta ahora no se avanzó en la materia.

Además del oeste del conurbano, se confirmó que habrá un plenario con los gremios de base de la zona de Punta Alta hoy viernes, y el lunes 22 en Mar del Plata, donde se espera la presencia de unas 24 organizaciones.

Movimientos internos

La jornada de FESIMUBO se da en momentos que la vieja interna con la vieja federación sindical está en plena tensión, por la salida de un grupo de sindicatos de la estructura histórica y el inicio de conversaciones con la dirigencia que encabeza García.

Se trata de la dirigencia de siete gremios municipales, que descontentos con la decisión de adelantar las elecciones, rompieron con la Federación de Sindicatos Trabajadores Municipales de la Provincia de Buenos Aires (FSTMPBA), de la cual se desprendió en los 90 FESIMUBO en desacuerdo con la línea política y gremios que se asumió en esos días.

La fractura se produjo cuando la FSTMPBA adelantó tres meses las elecciones de autoridades, lo que generó malestar de muchos dirigentes. Así nació la llamada la Corriente de Sindicatos Municipales de la provincia de Buenos Aires, que forman las entidades de Merlo, Tres de Febrero, Moreno, Marcos Paz, Baradero, Bragado y Navarro.

El «velorio» del salario: organizaciones sociales hicieron un insólito «cortejo fúnebre» en Plaza de Mayo

En desacuerdo con la decisión, no participaron del plenario del 5 de agosto que eligió a Humberto Bertinat como secretario general, y denunciaron que el adelantamiento «es innecesario» y se utiliza como «un instrumento de exclusión y maltrato a sus organizaciones».

«Se iniciaron conversaciones con la FESIMUBO para poder integrar las filas de la entidad», destacó una fuente del sector consultada por Gestión Sindical. El acercamiento a la entidad que lidera García es otro golpe a la vieja estructura, que en pocos meses perdió varios gremios, como el de San isidro o el de General Alvarado.

La idea es «lograr un paraguas de contención a nuestros reclamos y que se escuche el reclamo». El espacio «rebelde» todavía no confirmó si estos siete sindicatos serán parte de la jornada de protesta del 30 de agosto.

Suscribite a nuestro newsletter
Te puede interesar
Últimas Noticias en Zonales