miércoles 19 de septiembre de 2018
Inicio / Actualidad / Metrodelegados denuncian una nueva muerte en el subte: “la empresa se niega a firmar los protocolos de seguridad”

Metrodelegados denuncian una nueva muerte en el subte: “la empresa se niega a firmar los protocolos de seguridad”

El gremio confirmó que un operario de una empresa tercerizada murió aplastado en el taller Lacarra de la línea E. Le apuntaron a la empresa Metrovías y el gobierno de la Ciudad de Buenos Aires. Además, esta semana se retiraron formaciones de la línea B por tener sustancias cancerígenas.

El martes pasado, un trabajadores de la empresa tercerizada Rowing falleció aplastado en el taller Lacarra del subte, cuando una zorra falló mientras realizaba tareas de mantenimiento. El caso fue denunciado por la Asociación Gremial de Trabajadores del Subte y Premetro (AGTSyP), que cargó contra la empresa que maneja el servicio y el gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, por las malas condiciones de seguridad. Los metrodelegados aseguran que es el sexto caso fatal que sucede en los últimos años, y se dio en una semana donde una investigación periodística afirmó que dos formaciones de la línea B fueron retirados del servicio por tener material cancerígeno. Desde el sindicato aseguran que la empresa se niega a firmar los protocolos necesarios para evitar estos casos, y exigieron que se invierta en infraestructura. “Han convertido al subterráneo en una fuente de enormes ganancias pero que no presta el servicio que corresponde”, remarcaron.

Los delegados del gremio del subte denunciaron la nueva muerte, ocurrida en el taller ubicado en la línea E del subte. El operario murió aplastado durante tareas de mantenimiento. Según pudo saber Gestión Sindical, el empleado pertenece a la empresa tercerizada Rowing, y es el tercero desde que presta servicios para Metrovías. “La empresa se niega a firmar los protocolos de seguridad contra accidentes evitables, que en pocos años han costado la vida de 6 trabajadores. Y la empresa se viene negando permanentemente a tratar las condiciones de trabajo en las paritarias”, sostuvo mediante un comunicado de prensa los trabajadores del sector.

Por su parte, Claudio Dellacarbonara le apunto a la responsabilidad empresarial y del gobierno porteño. “Tanto el Grupo Roggio como Sbase utilizan en el subte constantemente y desde hace años la modalidad de tercerizar tareas en manos de empresas que no solo pagan salarios de miseria, sino que brindan condiciones de seguridad mínimas o nulas a sus empleados, muchas veces bajo convenios que no corresponden a la actividad que realizan y sin realizar los aportes patronales correspondientes”. De hecho, agregó, “la empresa Rowing cuenta con tres trabajadores muertos en el último año, siendo este el cuarto caso. El ultimo había sido el de un operario que realizaba tareas para Edenor, en enero pasado”.

Por último, Dellecarbonara afirmó que “los trabajadores del subte venimos desde hace años denunciando a la empresa Metrovías por la falta de inversión y los riesgos que eso implica no solo para los trabajadores, sino también para el público usuario. Exigimos que Metrovías abra los libros contables, para ver a dónde van a parar las ganancias millonarias que han recibido durante todos estos años. Por eso decimos que la única salida es la estatización bajo el control de trabajadores y usuarios, los únicos interesados en un servicio eficiente, seguro y de calidad”.

La muerte del operario se dio en una semana donde una investigación denunció que formaciones de la línea B comparadas a España presentan asbesto, una sustancia extremadamente cancerígena. Se trata de los trenes CAF 5000, comprados de segunda mano al metro de Madrid y puestos a circular en el año 2013. “Esto se dio a conocer luego de que Metro de Madrid admitiera el uso de asbesto en formaciones antiguas. Lo que causó cáncer a trabajadores por exponerse prolongadamente. Entre esos trenes están los CAF 5000 con destino de chatarra comprados por el Gobierno de la Ciudad en 2012”, afirmaron los metrodelegados.

El asbesto está prohibido en España, así como en Argentina desde 2001. Desde el Metro de Madrid aseguran que los pasajeros no corren riesgo y que los trabajadores deben recibir “la formación necesaria para evitar el peligro”. El Secretariado Ejecutivo de AGTSyP ordenó a todos los trabajadores que “no deben subirse o tocar los CAF 5000”. Las secretarías de Salud Laboral y Asuntos Jurídicos y Actas del sindicato tomaron cartas en el asunto para realizar las denuncias correspondientes ante Metrovías, SBASE y organismos correspondientes.

También podría interesarte

SUTIRA zona Cuyo apoya los apagones informáticos de los trabajadores de AFIP como forma de protesta

El sindicato conducido por Carlos D’Alessandro destacó que la acción además puso “de manifiesto el …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *