21 de Octubre
de 2021
Fuera de Megáfono.

El apoyo de los gremios, botín en pugna entre Julián Domínguez y Aníbal Fernández

08. 07. 2015

Los precandidatos a gobernador del oficialismo pelean el respaldo de los sindicatos, en el marco de una interna cada vez más ajustada. Con el peronismo como respaldo, el titular de la cámara baja sigue sumando adhesiones, y ahora confirmó el apoyo de la Unión Ferroviaria. El jefe de gabinete no se queda atrás, y logró una fuerte definición de la CTA de los Trabajadores.

Nadie duda que la provincia de Buenos Aires es “la madre de todas las batallas” en materia electoral. El principal distrito del país será escenario de una interna “caliente” entre el titular de la cámara baja Julián Domínguez y el jefe de gabinete Aníbal Fernández, para dirimir quien intentará suceder a Daniel Scioli desde el oficialismo. En estas horas, la carrera para lograr apoyos se centró en el sector sindical, que empieza a definirse de cara a los comicios de agosto. Si bien Domínguez mantiene una ventaja respecto a su rival en cuanto al armado gremial, Fernández comenzó a mostrarse con dirigentes, y logró un significativo apoyo desde la CTA de los Trabajadores. Quién se muestre “más peronista”, clave para al entramado de alianzas.

Con el supuesto apoyo de intendentes “abrochado”, Domínguez busca ser el candidato del peronismo bonaerense. En su entorno destacan que la figura de su vice Fernando Espinoza le da “no sólo territorialidad, sino ‘chapa’ entre los gremios, que quieren votar a un compañero”. La alusión apunta al pasado aliancista de Martín Sabbatella, vice de Fernández, quien enfrentó a Néstor Kirchner en las elecciones del 2009.

La mesa sindical de Julián Domínguez cuenta con unos 40 gremios, articulados en la CGT que conduce Antonio Caló. En una primera etapa, estos sindicatos, la gran mayoría con raíz industrial, se sumaron a la precandidatura del titular del ANSES Diego Bossio, pero su “baño de humildad” hizo que Domínguez heredada esta mesa, que hoy se muestra como uno de los sostenes del espacio. “Es la más peronistas de las fórmulas”, le dijo un dirigente que forma parte de este armado a Gestión Sindical.

Además de los gremios industriales, en las últimas horas la fórmula Domínguez-Espinoza sumó un gremio de importancia: la Unión Ferroviaria. Puntales de la candidatura de Florencio Randazzo, una vez que se bajó el ministro de Transporte e Interior, el gremio conducido por Sergio Sasia buscó nuevo horizontes. “Somos peronistas, que queremos que continúe este gobierno, por eso ya estamos trabajando por la candidatura de Daniel Scioli y Julián Domínguez”, remarcó una fuente dl sindicato mayoritario de los trenes.

El apoyo de la Unión Ferroviaria, que se adjudica ser “la cuna del peronismo”, se entiende como una forma de hacer “contrapeso” en un sector, el de transporte, dominado por la mirada opositora al gobierno. Por eso la importancia de este respaldo. “El sector sumó 5 mil puestos de trabajo en los últimos tiempos, con salarios en alza y perspectivas de seguir transformando los trenes. Los ferroviarios no nos olvidamos de dónde venimos, por eso apoyamos el proyecto nacional y provincial”, remarcaron.

Para muchos dirigentes gremiales, el apoyo formal del PJ es clave para su alineamiento. En este sentido, como sucede con algunos intendentes, para estos sectores la imagen de Sabbatella es un problema. “No es peronista, y enfrentó a Néstor en 2009. Incluso lo hizo perder”, afirman en varios gremios. Pero esto no parece ser una dificultad para que Fernández sume algunos apoyos sindicales. Sin ir más lejos, el fin de semana en Mar del Plata distintas seccionales sindicales le mostraron su apoyo al jefe de Gabinete. Buscando contraponer el armado que detentan sus competidores, Fernández sumó el apoyo de la UOCRA local, del gremio de los municipales de General Pueyrredón y de varias seccionales.

Pero el apoyo más rutilante de la fórmula Fernández-Sabbatella es el que generó Hugo Yasky, titular de la CTA de los Trabajadores. “Tanto Aníbal Fernández como Martín Sabbatella son los mejores representantes del proceso iniciado el 25 de mayo de 2003 por Néstor Kirchner”, consideró el dirigente gremial, que hasta este momento no había respaldado a ningún candidato dentro del oficialismo, buscando mantener independiente a la central.

En este caso, la presencia del titular del AFSCA es fundamental para sumar el apoyo de la CTA. Varios dirigentes de este espacio son parte de Nuevo Encuentro, la fuerza de Sabbatella, incluyendo el titular de SUTEBA y de la CTA provincia de Buenos Aires, Roberto Baradel, varias veces tentado para ser candidato dentro de ese espacio. Puertas adentro, muchos dirigentes advierten que el respaldo de Yasky “es a título personal”, y aseguran que la central no se pronunciará formalmente. Tampoco darán respaldo concreto a Scioli, con quien tuvieron varios cortocircuitos en el pasado, aunque ahora lo oculten bajo el paraguas de la figura de Carlos Zannini.

Suscribite a nuestro newsletter
Te puede interesar
Últimas Noticias en Zonales