Miércoles 22 de noviembre de 2017
Inicio / Fuera de Megáfono / Reforma laboral: los gremios apuntan a diferencias en el oficialismo para intentar suavizar el proyecto
cgtunicato

Reforma laboral: los gremios apuntan a diferencias en el oficialismo para intentar suavizar el proyecto

Luego de conocer el borrador del proyecto oficial, los ánimos en la CGT se alteraron. Los cambios “son más profundos y extremos” de lo conversado, y ya se plantea una estrategia para resistirlos. Apuntan a radicales dispuestos a rechazar la reforma. Además, la CTA también planea medidas, pero en la calle. Pese a todo, el diálogo se mantendrá abierto.

Diego Lanese / Especial para Gestión Sindical

“Es más duro de lo que se esperaba”. La reacción de un dirigente de la CGT luego de ver el borrador de la reforma laboral que plantea el gobierno nacional resume lo que dejó el proyecto en la sede de Azopardo. Si bien en las reuniones con el ministro Jorge Triaca se había avanzado en algunos puntos de consenso, los casi 60 artículos que comenzaron a circular en estos días muestran un plan para cambiar radicalmente varios aspectos del mundo del trabajo, lo que preocupa en el sindicalismo. A diferencia de las dos CTA que la rechazaron de plano, la dirigencia cegetista intenta apaciguar los aspectos más filosos de los cambios. Para eso, además de buscar unidad interna, comenzó a explorar con legisladores posibles retoques cuando la iniciativa llegue al Congreso. Incluso comenzó a hablar con referentes del oficialismo que por lo bajo no están de acuerdo con toda la reforma. En un reciente encuentro, el ala dialoguista de la central obrera se puso firme en algunos puntos, como la reducción de indemnizaciones, y le enviaron al gobierno un mensaje: así como se difundió, la reforma no contará con el aval de los gremios.

El borrador de 52 artículos explica los alcances de la mentada reforma laboral, que podría salir por decreto o por una ley en el Congreso, si existe apoyo de otros bloques políticos. Esa alternativa se estudió en un encuentro reservado en el gremio de la Sanidad, donde la dirigencia analizó el proyecto y las alternativas hacia adelante. Según pudo saber Gestión Sindical de una fuente del encuentro, la primera impresión del proyecto fue de rechazo, ya que los cambios son “más profundos y radicales” que lo que se había hablado con Triaca. “hay muchos reparos, más allá de la voluntad de llegar a un acuerdo. Así como está planteado no puede salir, porque sería una catástrofe”, admitió la misma fuente. La reunión estuvo encabezada por los integrantes del triunvirato, y por los dirigentes referentes de sector: Francisco “Barba” Gutiérrez y Andrés Rodríguez. Uno de los puntos que más preocupa es el tema de indemnizaciones, pero además hay alerta porque el proyecto “genera un aval implícito a las tercerizaciones”.

Una de las estrategias planteadas en el encuentro de la CGT fue comenzar a dialogar con diputados que puedan realizar cambios en el proyecto, si es que finalmente la Casa Rosada lleva las tres reformas (laboral, previsional e impositiva) a la discusión legislativa. “Hay muchos radicales que no quieren quedar ‘pegados’ a este proyecto”, dijo uno de los dirigentes en la reunión, marcando las diferencias en el bloque de Cambiemos. Si bien se admitió que “son minoría”, apuntas a espacios de la UCR que buscan diferenciarse de la línea oficial. “Son legisladores que creen que la reforma es una puerta al peor liberalismo, al que rechazaron siempre. Pueden colaborar dese adentro para evitar la reforma como está planteada”, aseguraron los dirigentes, que llevarán un planteo claro a diputados y senadores: “están con los trabajadores o no”. Esta semana, habrá una reunión con el Defensor de la Tercera Edad, para analizar el cambio en materia de actualización de jubilaciones, parte de los cambios propuestos por el oficialismo.

En tanto, en la CTA ya acordaron postura, y no darán ningún tipo de concesión al gobierno. Las dos variantes de la segunda central de trabajadores dieron una conferencia de prensa la semana pasada, y adelantaron su postura. “El proyecto de la reforma laboral ha sido redactado por los grupos empresarios, muy pocos puntos los redactó el Gobierno”, denunció Hugo Yasky, en conferencia de prensa junto a su par Pablo Micheli. El líder sindical alertó además que se trata de “una ofensiva que pretende arrasar con las conquistas de los trabajadores”. Para marcar su postura, organizaron un plenario conjunto del que participaron autoridades de la CGT de Francia y la CUT de Brasil, las cuales fueron invitadas para exponer sobre las reformas laborales que se implementaron en esos países.

El Gobierno busca con el proyecto bajar el costo de las indemnizaciones, al igual que las contribuciones patronales. También, estudian el regreso de las pasantías y varias modificaciones en la Ley de Contrato de Trabajo. El proyecto de reforma laboral que propone Macri se encuentra en estos momentos en la etapa de negociación, y si bien se estima sufrirá modificaciones en el camino, analizó algunos de los puntos más controvertidos de la iniciativa original alarman. Para entender su alcanza, el Centro de Economía Política Argentina (CEPA) realizó un informe donde desguaza los seis ejes principales de la iniciativa. Los mismos, a los que tuvo acceso Gestión Sindical, sirven para analizar la reforma, y son los siguientes:

-Blanqueo laboral. A los empleadores que entren en el “blanqueo” laboral se les extinguirán sus multas, infracciones, u otros incumplimientos en relación al registro en el empleo. De esta forma, se condona el 100 por ciento si lo hacen en los primeros 6 meses o se condona el 70 por ciento si blanquean en los segundos seis meses. De esta forma, opinan desde CEPA, “es evidente que el proyecto resulta ampliamente beneficioso para quien incumplió con las normas de registración, emulando lo que puede ser una moratoria fiscal, pero con el agravante de tratar del mismo modo el incumplimiento de las cuestiones laborales con las cuestiones tributarias”.

– Tercerización laboral: las grandes empresas que tercericen actividades no se responsabilizan de ningún incumplimiento laboral de sus contratistas (o firmas tercerizadas).

-Reducción del costo laboral: indemnizaciones más baratas. Para el cálculo de las indemnizaciones se excluye “el sueldo anual complementario, las horas extraordinarias, las comisiones, premios y/o bonificaciones, las compensaciones de gastos y todo otro rubro que carezca de periodicidad mensual normal y habitual”, alertan desde CEPA. Este es el concepto principal que reduce el costo de las indemnizaciones.

– Indemnizaciones: se crea un Fondo de Cese Laboral. Este fondo, explican desde la consultora, reemplaza la responsabilidad que hoy tiene el empleador en los artículos 232 y 245 de la Ley de Contrato de Trabajo (1976) sobre preaviso y despido sin causa.

-Prácticas formativas. Son para estudiantes y graduados con 18 años o más y tienen una duración máxima de 12 meses y 30 horas semanales. Cuentan con una “Asignación estímulo”, que es un ingreso no remunerativo según salario básico y según cantidad de horas.

-Bajas en las contribuciones patronales. Hoy las contribuciones representan aproximadamente 371.457 millones de pesos y en 2018, según estiman desde CEPA, se reducirían a 274.452 millones de pesos. Es decir que se perderían 42.915 millones de pesos.

Mediabit

También podría interesarte

Pablo Moyano Camioneros

Reforma laboral: nace una “intersindical” para resistir el acuerdo gobierno-CGT

La formaran las dos CTA, sectores combativos de la CGT, dirigentes clasistas y cooperativas. Podrían …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *