Domingo 17 de diciembre de 2017
Inicio / Actualidad / Reforma laboral: en el entorno del triunvirato defienden el acuerdo y descartan ruptura
triunvi

Reforma laboral: en el entorno del triunvirato defienden el acuerdo y descartan ruptura

Cerca de la conducción de la CGT aseguran que se lograron “cambios importantes” en el proyecto oficial que se comenzará a discutir en el Senado, y desafían a los sectores más radicalizados: “la estrategia fue la correcta”. Además, remarcan que no hará rupturas internas por el llamado de Pablo Moyano y la Corriente Federal a resistir la iniciativa. Sindicalistas cercanos al macrismo piden mantener la unidad de la central obrera.

Diego Lanese / Especial para gestión Sindical

Durante todo el fin de semana, los sectores que rechazan la reforma laboral acordada por el gobierno nacional y la conducción de la CGT le fueron dando forma al espacio que resistirá su aprobación, que inició su camino legislativo en el Senado. Como adelantó la semana pasada Gestión Sindical, una “intersindical” liderada por Pablo Moyano y con integrantes de la propia CGT, las dos CTA, la izquierda y las cooperativas y movimientos sociales se unen para dar batalla a la aprobación del proyecto, que ya cuenta con el aval de la dirigencia sindical, y deberá pasar por el tamiz del Congreso. Las críticas que despertó el acuerdo logrado por el triunvirato formado por Juan Carlos Schmid, Héctor Daer y Juan Carlos Acuña con el ministro Jorge Triaca generó una fuerte interna en la central obrera, en especial porque la Corriente Federal y el moyanismo anunciaron una marcha contra la iniciativa. A la defensiva, en el entorno de la conducción defendieron el acuerdo, y dijeron que los cambios logrados en el proyecto mantienen algunos puntos importantes, como la Ley de Contratos. Los sectores que se alinean con el presidente Mauricio Macri, como las 62 Organizaciones Peronistas, advirtieron que si hay una fractura en el movimiento obrero será responsabilidad de los que “sacan los pies del plato”.

La defensa del acuerdo logrado por la cúpula de la CGT busca desactivar los rumores de ruptura, ante los anuncios de Pablo Moyano y Sergio Palazzo, cabezas del espacio que se lanza a resistir la reforma. “La estrategia fue la correcta, se logró frenar algunos cambios muy perjudiciales, y se llevó el mejor proyecto que se pudo consensuar”, afirmó una fuente cercana al triunvirato, ante la consulta de Gestión Sindical. Si bien la dirigencia “no tiene nada que festejar”, se quejó de las críticas realizadas en estas horas por parte de quienes no quieren acordar con el oficialismo. “Se puso evitar el aumento de las tercerizaciones, y se frenaron los seguros de desempleo y las indemnizaciones pagadas por el trabajadores, dos logros importantes. Hay que rescatar el trabajo de la conducción”, agregó la misma fuente. Por estas horas hay malestar entre la dirigencia, ya que públicamente los espacios acusaron de “traidores” a los integrantes de la “mesa chica” de la CGT. “Todo el mundo dice que el país necesita diálogo, venimos de una epata donde no se discutía nada, y ahora la CGT se sienta y logra mejoras en un proyecto, y ‘nos mata’. Me parece que algunos compañeros quieren hacer política con este tema”, remarcaron desde la sede de Azopardo.

Pese a esta defensa, el propio triunvirato está “expectante” de lo que se haga en la discusión legislativa, y recordaron que ya hubo contactos con gobernadores y senadores para darle forma al cuerpo. “El gobierno ya acordó parte de este paquete con los gobernadores, la reforma fiscal incluida. Si hay cambios importantes vamos a rechazarlo, hay que estar atentos porque no queremos otra ‘ley Banelco’ en el país”, sintetizaron. De la misma forma, ante estas tensiones, la CGT demora su intervención en el peronismo, al que le apuntó luego de las elecciones parlamentarias del mes pasado. Prueba de esto en la discusión de la futura conducción provincial decidió casi no participar, y en los distritos –sobre todo en a Primera y Tercera Sección electoral, donde Unidad Ciudadana tiene su caudal de votos más significativo –el poder quedó en manos de los intendentes.

Por su parte, sectores cercanos al gobierno también festejaron el acuerdo de la CGT y el gobierno, y rechazaron un posible quiebre. “Al contrario, creo que vamos a fortalecer la unidad”, le dijo a Gestión Sindical un dirigente de las 62 Organizaciones Peronistas, el sector más “amarillo” del gremialismo local. Para este espacio, que se sobrepuso a la muerte de Gerónimo “Momo” Venegas y mantiene su alianza con el gobierno nacional, si hay algún tipo de ruptura hace adentro será “de parte de los que quieren irse”. “Si el moyanismo quiere un plan de lucha, que de la discusión con el resto de la dirigencia. Si no va a terminar marchando con quien lo denostaron por años. Pero la CGT en su gran mayoría está con la conducción”, aseguró el mismo dirigente. Si bien las 62 Organizaciones no tienen cargos en el concejo directivo y rechazaron la conducción tripartita, en los últimos meses se acercaron a la conducción, junto con el Movimiento de Acción Sindical Argentino (MASA). En esos encuentros se marcó la necesidad de generar espacios para terminar de unificar la central obrera. El espacio pone una conducción: que se busque un único secretario general, algo que todavía no se logró.

Mediabit

También podría interesarte

parocgtprevisional

La CGT anunció un paro nacional contra la reforma previsional

La central obrera decidió convocar a un paro de 24 horas para el próximo viernes si …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *